PuroMarketing

Según recoge el estudio de RSR Research, las tiendas físicas no tienen por qué temer al comercio electrónico, sino que puede ser su gran aliado.

El estudio indica que las tiendas online pueden contribuir a aumentar las visitas hacia el establecimiento físico, así como a mejorar la relación con el cliente, y el importe de su cesta de la compra.

Los datos muestran que 2 de cada 3 retailers, ha apreciado un aumento en las visitas a su tienda, a partir de su tienda online. Asimismo, más de la mitad de estos comerciantes se han beneficiado de su estrategia de e-mail marketing, para conseguir que los clientes se dirijan a su centro.

Los beneficios de la estrategia online no se traducen únicamente en conseguir que el público objetivo se persone en la tienda, sino que la relación que se establece online se enriquece offline.

Así, el estudio ha podido comprobar que los clientes derivados a partir de la tienda online, son de mayor valor que el resto. Estas diferencias se aprecian especialmente en el caso de aquellos retailers que se emplean a fondo en impulsar su negocio. De esta forma, podemos comprobar que, el 51% de estos retailers cuenta con clientes que proceden referidos por un sitio de e-commerce compran más y presentan una mayor fidelidad que el resto.

Es un hecho, los consumidores prefieren el webrooming antes que el showrooming; comprar en las tiendas físicas, antes que formalizar sus pedidos online. Según afirmaba en junio Merchant Warehouse, el webrooming se ha impuesto definitivamente sobre el showrooming, especialmente entre los compradores más jóvenes.

Los principales motivos por los que los consumidores prefieren comprar offline son, en primer lugar, por la mayor facilidad a la hora de devolver el producto, así como, obviamente, por la gran ventaja de poder tenerlo físicamente en la mano. De otra parte, el 47% de los participantes en el estudio indicó que prefería comprar en la tienda física, para poder ahorrarse los costes de envío, mientras que un 23% prefiere obtener el producto en el momento, y no tener que esperar el plazo de entrega.

Por otra parte, incluso los clientes que habitualmente compran online optan por visitar la tienda física para adquirir los productos de mayor importe. Así lo recogía Gallup en mayo. Por tanto, no es tanto el diferenciar entre tienda física y ecommerce a la hora de diseñar una estrategia de ventas, como de proporcionar una experiencia integral, independientemente del canal elegido y los diferentes puntos de contacto.