PuroMarketing

Como en un revival de lo que sucedió a principios de verano con la selección de fútbol, la selección de baloncesto española también ha sido apeada del Mundial. Los titulares han repetido el mismo estilo y la misma temática - preocupación: ¿Punto final para la mejor generación de la historia del baloncesto español?, la noche más triste del baloncesto español o la derrota de todos los tiempos. La selección española de baloncesto se había caído en cuartos de final ante Francia y el debate sobre qué ha pasado ha sustituido a las noticias sobre rivales y dificultad para alcanzar la victoria. Pero, como en el caso del fútbol, los grandes perdedores son también las marcas, que han inyectado importantes cantidades de dinero en patrocinios y que esperaban grandes retornos y que ahora se quedarán más bien a medias.

Y como en aquella ocasión el primer perjudicado podría ser Mediaset. El gigante compró el año pasado los derechos de emisión de todos los torneos oficiales de 2013 a 2015 a la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). "Para Mediaset Sport es un motivo de alegría poder llevar estos grandes torneos a los hogares españoles, ya que el baloncesto es un deporte muy seguido y con un gran potencial de futuro en España", decía entonces Ghislain Barrois, director de Adquisición de Derechos de Mediaset España y consejero delegado de Telecinco Cinema. "Esta es la primera vez que Mediaset España incluye baloncesto nacional en su oferta deportiva y para nosotros es un orgullo poder hacerlo cuando la Selección Española está en uno de sus mejores momentos". Los triunfos de la Selección de Baloncesto habían hecho que los españoles se empezasen a mostrar más interesados por ese deporte y hacerse con los próximos torneos en los que resultasen ganadores parecía una opción bastante inteligente para acumular audiencia.

La nota de prensa oficial no ponía cuánto le había costado a la compañía hacerse con los derechos, aunque es lógico pensar que fueron mucho más baratos que los 30 millones que se dice les costó el Mundial de Fútbol. El gigante de los medios no estaba, de hecho, amortizando muy bien la inversión o exprimiéndola al máximo como podría hacer con el Mundial de Fútbol (donde cualquier partido, por muy lejanas que fuesen sus selecciones, tenía prioridad máxima). Los fans del baloncesto se lanzaron a criticar la retransmisión que estaba haciendo Mediaset, que tuvo que ampliar los contenidos emitidos.

En segundo lugar, los perjudicados son los patrocinadores de los equipos y del propio Mundial en si. Las cifras no son tan altas como en el fútbol, pero sí son millonarias. En total, las marcas destinaron 180 millones de euros en las campañas de patrocinio del campeonato, como publicaba la prensa deportiva. Beko, con 40 millones de euros, fue la principal patrocinadora del torneo, seguida por Bwin, Champions, Intersport, Molten, Peak Sport, Tissot y Turespaña. En este último caso, el interés era evidente: el Mundial se está celebrando en diferentes ciudades del país y trayendo a España la actualidad informativa y, por tanto, creando una oportunidad para aumentar la visibilidad de la marca España como potencial turístico.

Para las marcas asociadas al campeonato, la visibilidad no terminará por completo. Más sufridas son quienes se asociaron a España como equipo. Los principales patrocinadores de la Selección de Baloncesto son San Miguel 0,0, Endesa, CaixaBank y Vodafone, que son los llamados socios FEB. También hay socios institucionales, como ADO, Turespaña o el Consejo Superior de Deportes, aunque esos son el tipo de partners que se dan por descontado. Por debajo de esos patrocinadores, y es de suponer que con menor inversión, están Nike, como patrocinador técnico oficial; RTVE, como media partner (a pesar de que Mediaset sea quien tiene todos los derechos); Adecco, Iberia, Caser Seguros o Danone, como patrocinadores FEB; Halcón Viajes, Molten, Seur, Nocilla, BMW o Solán de Cabras, como proveedores destacados; o Oki, Indibaactiv o GoFit como colaboradores.

Iberia, por ejemplo, está haciendo del Mundial de Baloncesto algo con presencia masiva en su estrategia de marketing, con juegos de baloncesto aéreo con canchas verticales en Madrid.

Retorno inversión

Pero no solo los patrocinadores han pagado, la Federación de Baloncesto también ha tenido que hacer una inversión. El presupuesto del Mundial ha sido de 45 millones de euros, aunque las primeras estimaciones apuntaban a que supondría un retorno de 325 millones. Solo en turismo asociado, se esperaban las visitas de 600.000 personas.