PuroMarketing

Yahoo está en una carrera por reposicionarse en el mercado. La compañía, que fue uno de los grandes nombres de internet de hace ya unos años, pasó por unos momentos complicados, con diferentes consejeros delegados y distintas estrategias que no eran en absoluto complementarias, hasta que ficharon a Marissa Mayer. La directiva, que era uno de los nombres asociados al nacimiento de Google, se ha convertido en la gran esperanza para recuperar posiciones de la firma y, por el momento, continúa generando bastantes expectativas positivas.

Mayer ha reposicionado a la firma en el segmento móvil, uno de los grandes de la publicidad online, donde se espera que adelante a Twitter en cuota de mercado en publicidad. Aunque parece que Mayer tiene claro no solo que el futuro de internet pasará por el móvil, sino también por los contenidos y especialmente por los contenidos audiovisuales. La publicidad en vídeo es el futuro (y ellos han comprado Brightroll), pero para poner anuncios hay que tener los contenidos en los que servirlos.

Hace unos meses consiguió alegrar a los entusiastas fans de Community, una serie de culto online pero nefasta suerte en televisión, cuando Yahoo anunció que lanzarían ellos la siguiente temporada. El fichaje de Community no fue más que la parte más llamativa de una estrategia en contenidos (también ficharon a nombres muy populares en el panorama audiovisual estadounidense) en la que ahora podría entrar también una cadena de televisión. Porque el último rumor - que ha conseguido filtraciones en los grandes medios de EEUU - es que Yahoo quiere comprar un canal de televisión por cable en el país, lo que viene a ser al cambio un canal de televisión tradicional.

Entre los rumores está el de que podría estar pensando en hacerse con la televisión de noticias CNN, que podría salirle por entre 5.000 y 6.000 millones de dólares. La predicción de un bloguero de que esa sería la noticia del año en 2015 sirvió como punto de partida para todas las especulaciones.

La idea no es la primera vez que viene a la mente de los ejecutivos de Yahoo. Según Business Insider, la firma ya estuvo pensando en hacerse con Scripps Networks Interactive cuando acabaron de vender su parte de Alibaba y tuvieron por tanto capital para compras. La firma es una red de canales de contenidos de estilos de vida, los clásicos programas que ahora copan los canales de la TDT de cocina, reformas o viajes. Aunque ese momento ya pasó, según las filtraciones a ese medio, podrían estar negociando un acuerdo en contenidos.

Guerra de contenidos

Sea como sea la noticia es un tanto sorprendente, ya que implicaría que una firma de nuevas tecnologías apostase por una compañía de una industria que ahora mismo no está pasando su mejor momento. La televisión ya ha dejado, al fin y al cabo, su edad de oro. Los inversores, por tanto, podrían mostrarse, como apuntan en Deadline, perplejos ante la maniobra (aunque tras las filtraciones las acciones de la firma subieron), aunque lo cierto es que el movimiento tiene cierto sentido si se piensa en términos de contenido. No hay que olvidar que si el futuro está en los contenidos y sobre todo en los contenidos en vídeo, alguien tiene que producirlos.

Y Yahoo no es la única que está apostando fuerte por los contenidos y mucho menos por hacer una fuerte inversión por producirlos. Las firmas de VoD, como Hulu, Netflix o Amazon, han creado ya hace tiempo sus propias parrillas de contenidos, con series que consiguen convencer a los críticos (no hay que olvidar que para muchos la serie de 2014 fue Transparent, de Amazon, y la del año anterior Orange is the new black, de Netflix) y en las que invierten cantidades elevadas en costes de producción. Pero incluso quienes no tienen modelos de VoD están apostando por blindar sus contenidos de calidad.

Facebook cerraba un acuerdo con la NFL para contar con contenidos de vídeo exclusivos y experimentar con un nuevo formato publicitario. Y YouTube se ha lanzado a una carrera de inversiones para que los creadores de contenidos no abandonen la plataforma. De hecho, la firma piensa incluso en modelos de suscripción para potenciar el contar con contenidos más profesionales y experiencias de uso mejores.