PuroMarketing

Las tiendas físicas tienen que enfrentarse a unos cuantos retos para adaptarse al mundo en el que ahora tienen que moverse. El mercado es cada vez más complejo y complicado, ya que las cosas han cambiado mucho en los últimos años. La crisis económica ha tenido un impacto directo sobre el retail y ha hecho que muchas tiendas hayan desaparecido o se hayan tenido que adecuar a una nueva estructura de mercado. No es el único cambio que han tenido que afrontar. Las tiendas físicas han visto como en los últimos tiempos su competencia se hacía cada vez más variada y variopinta y como ya no solo importaba lo que estaba haciendo la tienda de al lado sino que además tenían que afrontar la competencia que llegaba desde internet.

Los consumidores siguen comprando en tiendas físicas, aunque al retail le es más complicado cada vez seducirlos, llamar su atención y convencerlos del poder de su oferta frente al basto mundo que es la red. Para los consumidores, en general, la experiencia de comprar en tiendas sigue siendo satisfactoria, como señalaba un estudio reciente, aunque han encontrado una serie de situaciones con las que no están muy satisfechos.

Así, desde el punto de vista de los consumidores, el retail tiene aún mucho trabajo por hacer en cuestiones de precios, que no consiguen impresionar a los consumidores; en disponibilidad de cupones y ofertas, que a tenor de las respuestas deberían ser más y más accesibles; y en información de productos, que no es suficiente.

La posición de los consumidores es clara y los fallos que están encontrando al retail a la hora de conquistar a los compradores bastante evidentes, pero ¿coincide su posición y lo que ellos creen con lo que los propios responsables de estas firmas consideran que están siendo sus principales errores a la hora de conquistar el mercado?

En qué fallan las tiendas (según el retail)

Lo cierto es que su posición, y lo que ellos creen que son sus principales retos, no tiran por las mismas posiciones que lo que sus consumidores creen que están siendo sus principales errores. Unos y otros ven las cosas de forma diferente y centran los fallos y lo que debería ser cambiado en otras situaciones.

Así lo acaba de mostrar un estudio de Yes Lifecycle Marketing y Retail TouchPoints, que ha preguntado a las firmas de retail sobre los que creen que son sus principales retos operativos. Los vendedores centran sus preocupaciones no en aquellas cosas que los consumidores creen que están haciendo mal sino más bien en otro terreno completamente diferente de juego. Para ellos, la principal preocupación está en la información.

Así, preguntados por cuáles son los tres principales retos a los que tienen que enfrentarse desde el punto de vista del negocio, un 52% de los responsables de retail ha señalado que el principal es el de identificar y lograr el engagement de los consumidores más valiosos. A las compañías lo que les cuesta, consideran, es descubrir cuáles son los consumidores que reportarán más valor. Muy cerca, en la lista de preocupaciones, se sitúa la competencia. Para un 51% el principal problema está en diferenciar a la marca y a las experiencias que ofrece frente a sus competidores.

Los siguientes puntos de preocupación están relacionados con atraer visitantes, ya que las tiendas están preocupadas sobre cómo reconvertir posiciones en internet y sobre atraer a consumidores a las tiendas. Un 39% considera que es una preocupación fundamental el implementar estrategias que lleven tráfico de clientes a sus locales y un 37% por superar no solo a sus competidores directos sino también a los vendedores online en ventas.

El retail también está preocupado por la experiencia de consumo. Un 36% de los encuestados asegura que una de sus preocupaciones es crear experiencias de marca que sean significativas.