PuroMarketing

La campaña de Navidad esuno de los momentos más importantes del año, ya que es una de lasépocas en las que los consumidores gastan más, compran más y sonmenos críticos y reticentes a la hora de consumir. La Navidad es laépoca dorada de las compras y, por tanto, uno de esos momentos enlos que los responsables de marketing ponen toda la carne en elasador. Es el momento de esforzarse por vender, porque es el momentoen el que más se podrá hacer.

Todo este interés por laNavidad y por lo que los consumidores hacen durante este períodotiene un efecto multiplicador en la estrategia. Las compañíasinvierten más y más dinero en hacer campañas de todo tipo paraposicionarse frente a los consumidores y para conseguir así conectarmejor con ellos. Es la época de los anuncios millonarios queintentan emocionar y lograr - vía lagrimita - que compremos.También es el momento de despilfarrar en luces y en elementos dedecoración o el de ampliar la plantilla en puntos de venta paraintentar así no solo llegara a los consumidores sino también evitarque estos se puedan sentir olvidados y tratados no de la forma quedeberían.

Pero... ¿están todas lascompañías haciéndolo bien y posicionándose del modo más correctoo están en realidad no comprendiendo del todo lo que losconsumidores buscan cuando se lanzan a la conquista de la Navidad?

Porque la clave de laNavidad - o al menos la clave de lo que hace que los consumidores sesientan traidos por una marca, empresa o tienda durante el período -no es tanto que se lance una avalancha de cosas navideñas o que sepongan luces y elementos de decoración en cada esquina, sino másbien que se genere una experiencia. La clave para triunfar en lacampaña de Navidad y para hacer que la compañía no acabedesdibujada en medio de todo lo que está haciendo todo el mundodurante el período está en la experiencia. Si las empresas son realmente capaces de crear una experiencia logrará un retorno muchomayor y conseguirá una conexión mucho más poderosa con losconsumidores.

La Navidad está envivirla

Y esto está muy ligado,como explicanen una columna en Warc, con lo que es para el consumidor la Navidadpropiamente dicha. El corazón de la Navidad y de lo que losconsumidores asocian a ello es la "sensación del espíritufestivo", esto es, sentirse relajado y feliz, la indulgencia yel dar importancia durante el período a familia, amigos y comida. Sila marca o la empresa logra meterse en esa ecuación, conseguirá noser simplemente una más con un llamativo alumbrado sino ser lacompañía que acompaña a los consumidores durante la Navidad.

A eso se suma que para losconsumidores lo que los mete en el sentimiento navideño es hacertodas esas cosas ligadas a la Navidad. Según un estudio británico,el 47% de los consumidores pone el comienzo de la temporada navideñaen el momento en el que pone el árbol. El día de Navidad se estáhaciendo además cada vez más importante.

Y en el caso de lascompras, los vendedores tienen que ser capaces de transmitir tambiénla magia de la Navidad. Aunque pocos son los consumidores queaseguran que gastan más dinero por culpa de la decoración navideñay del espíritu navideño, las compañías tienen que hacer estetrabajo de posicionamiento si realmente quieren conectar con ellos.