PuroMarketing

El pasado 26 de febrero, la Policía Local de Sevilla comunicó a través de sus redes sociales que pudo poner freno a un negocio de venta ambulante ilegal en el que iban a ponerse a la venta más de 50 prendas de ropa, imitaciones de sudaderas de Nike y Adidas principalmente. El asunto de las imitaciones de productos de marca, si bien no es algo nuevo, está cobrando cada vez más interés entre aquellas personas que, no pudiendo acceder a productos de marca por su coste, sí que optan por la compra de imitaciones. Así se desprende del último análisis de SEMrush, proveedor de datos de marketing online, que ha analizado los registros de búsquedas de los españoles en Google, en relación a las falsificaciones de productos de marca y que revela que el número de búsquedas sobre imitaciones se ha incrementado en un 15% en el último año, en comparación con el mismo periodo de 2017.

Al margen del innegable daño a la reputación de las marcas, quienes están detrás de estas redes clandestinas, también ocasionan un severo perjuicio a las marcas legítimas y a la economía del país donde se producen estos delitos, como ejemplo la importante operación que tuvo lugar hace pocos días en la provincia de Alicante donde la Guardia Civil y la Agencia Tributaria se incautaron en Elche y el Puerto de Alicante de 24.853 prendas, cuyo perjuicio para las marcas legítimas ascendía a 1.267.100 euros.

Con todo, según el último estudio elaborado por SEMrush, el interés de los españoles por los productos de imitación, lejos de decrecer, aumenta hasta posicionar a algunas compañías legítimas en un ranking que refleja aquellas marcas sobre las que los españoles más buscan productos de imitación.

Así, Dr.Martens tiene el dudoso honor de alcanzar el primer puesto en la lista de productos de imitación más buscados por los españoles en Google durante el pasado año, seguida de Rolex con 13.230 búsquedas y Gucci con 11.070 registros.

Así las 10 imitaciones de marcas más populares en España en cuanto a búsquedas online son:

Dr. Martens se ve especialmente concernida según los datos arrojados por el análisis de SEMrush, ocupando el primer lugar de este ranking, ya que las búsquedas de las imitaciones de sus productos han aumentado cerca de un 107%, algo similar le ocurre a Guccy y a Supreme cuyas búsquedas sobre productos de imitación se incrementaron en el último año un 95,34% y 95,83% respectivamente.

Este tipo de redes atentan contra la identidad de marca, que es uno de los principales valores de este tipo de empresas y cuyo buen posicionamiento ante los consumidores en el mercado permite a los empresarios mejorar sus oportunidades de negocio en términos de margen de ventas, reputación y generación de negocio en el marco de un mercado de libre competencia.

Este mercado negro del que los consumidores tienen constancia y por el que generan búsquedas, opera de forma paralela al legítimo y atenta contra los intereses de todas aquellas marcas que contribuyen a la mejora de la economía de un país.

Según revela Jana Garanko, responsable de relaciones públicas y marketing de SEMrush; "Nuestro estudio señala una tendencia creciente; la del aumento en el interés de los internautas por las imitaciones de marca. Algo que -además- refleja que algunas personas están dispuestas a mirar hacia otro lado en aspectos como la calidad de la ropa y su originalidad. Al mismo tiempo, las personas que buscan falsificaciones se complacen de comprar artículos de diseñadores únicos a precios de ganga".

Garanko, además, advierte; "el mercado de ropa falsa está creciendo cada año y constituye una de las mayores amenazas para la industria de la moda global, robando ventas y causando grandes daños en materia de reputación a las grandes marcas. Y no solo eso, este interés de los internautas por las imitaciones de marcas también incide negativamente en el posicionamiento que estas compañías tienen en Google. También -al buscar imitaciones- los internautas, corren el riesgo de ser dirigidos a páginas de ropa falsa, con las consiguientes pérdidas para las marcas legítimas y el consiguiente perjuicio para el consumidor".