PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Muchas son las responsabilidades que los máximos responsables de marketing tienen que asumir ahora mismo. En los últimos años, se han ido añadiendo capacidades, funciones y áreas de influencia.

El CMO ha ido asentándose con cada vez más poder en la C-suite, pero ese poder ha llegado con mucha más responsabilidad. La atención al cliente, la postventa, el crecimiento o hasta cuestiones que en anteriormente se hubiesen dejado en manos del CIO como responsable de tecnología se han integrado en su área de influencia. El máximo responsable de marketing ha añadido a sus responsabilidades cada vez más cosas.

Pero ¿ha dejado de crecer esa lista de funciones, trabajos y áreas de control? ¿O en realidad todavía queda mucho por añadir a lo que el CMO puede hacer y en lo que puede trabajar? Su papel se está cruzando cada vez más con el de más directivos de las compañías y con más funciones y áreas de trabajo. Ahora, podría hacerlo también con terrenos de nuevo cuño.

Lo que está haciendo McDonald's

Es lo que demuestra el CMO de McDonald's. Este nuevo crecimiento se aplica por ahora solo en una de sus filiales, la que controla el mercado británico y el irlandés, pero su propia existencia dice mucho sobre lo que ahora las empresas esperan de sus máximos responsables de marketing.

¿Qué es lo que ha hecho la cadena de comida rápida? Ha unificado departamentos y responsabilidades, haciendo que el poder de su máxima responsable de marketing llegue a más áreas. A partir de ahora, marketing, desarrollo de comida y insights sobre los consumidores irán de la misma mano.

El mismo equipo trabajará este terreno y la misma persona será máxima responsable. Es decir, se podría decir que la máxima responsable de marketing será ahora también la máxima responsable de establecer los menús que se venden. Michelle Graham-Clare será directora de marketing de comida y bebidas y trabajará en paralelo a Ben Fox, que será director de marketing de marca, experiencia y medios.

El CEO de la filial de McDonald's, Paul Pomroy, señala que con este movimiento y con este agrupamiento de áreas serán capaces de contar con el expertise correcto que les permitirá hacer que su estrategia vaya paralela a lo que saben de los consumidores. En las declaraciones que hace a Marketing Week, el máximo responsable de la compañía insiste en que con ello lograrán ser capaces de escuchar a los consumidores y darles lo que quieren.

La complejidad del trabajo del CMO

Lo interesante, especialmente cuando se mira el movimiento desde fuera de ese mercado, es lo que dice sobre el papel del CMO y los directores de marketing en el universo en el que tienen que moverse las empresas hoy en día.

Al máximo responsable de marketing siempre se le ha pedido que conecte con los consumidores, pero ahora se le pide que los comprenda mucho más y mucho mejor y que además sea capaz de aplicar esos conocimientos y esas conclusiones de un modo mucho más transversal dentro de la compañía. El CMO tiene que trabajar más áreas y sobre todo tiene que ser capaz de extrapolar los puntos cruciales de su trabajo a más terrenos. Su papel es determinante no solo en crear la imagen de la marca, sino también en los resultados de ventas, en crecimiento, en experiencia, en retención de clientes o en buscar nuevas oportunidades de mercado.

A medida que las empresas tienen esto más y más claro, los añadidos a su trabajo y el peso que tiene en el organigrama van en aumento, como también su impacto en el día a día de la empresa. Puede que estos directivos de marketing sean solo un ejemplo de lo que les espera en el futuro a los CMOs.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo