PuroMarketing

Cada vez el calendario de rebajas se remonta a fechas más tempranas en junio 
¿Otro arranque histórico por temprano de las rebajas? Las grandes marcas empiezan ya los descuentos

Casi parece un lugar común. En los últimos veranos se ha ido repitiendo la frase que señala que las rebajas 'son antes que nunca'. El verano pasado, cuando junio coincidió con el principio de la llamada nueva normalidad, las rebajas se adelantaron para dar salida a los productos que se habían quedado encerrados en las tiendas durante el confinamiento. A 24 de junio, las calles comerciales estaban llenas de mensajes anunciando el principio de las campañas de descuentos, incluyendo incluso a tiendas que se habían mantenido fieles al calendario tradicional. Ese calendario ponía el comienzo de las rebajas en el uno de julio.

Este año, no hay salida del confinamiento, pero sí también unas rebajas muy tempranas. Pasear por la principal calle comercial del centro de Vigo a viernes 11 de junio, muy por delante del arranque tradicional de las rebajas, dejaba claro que este año varias cadenas de retail no habían esperado al siguiente mes.

Cortefiel y otras empresas de su grupo, como Women'Secret o Springfield, tenían ya la clásica cartelería llamativa que anuncia el principio de las rebajas masivas.

Incluso en la competencia que no había empezado las rebajas propiamente dichas, sí había ya descuentos que sirven como palanca para llegar a los consumidores.

H&M anunciaba en aquella tarde de viernes descuentos en una venta privada para socios de la cadena. Algo similar pasaba en Mango: en su caso, la venta privada se había anunciado vía emailing a su base de clientes.

Un calendario que se adelanta a junio

Y, como repiten los artículos que les están dedicando los medios de moda, el comienzo de las rebajas en general está al caer. Mango arrancará entre el 17 y el 18 de junio, Zara y las demás marcas de Inditex lo harán entre el 23 y el 24 de junio, El Corte Inglés también lo hará el 24 de junio y H&M empezará sobre el 19 de este mes, según las cuentas que hace Vogue.

A esto hay que sumar todas esas ventas privadas y promociones especiales que las compañías de retail están haciendo en sus canales online. Esos formatos permiten conectar también con los consumidores y dar salida a los productos. De hecho, hasta Amazon entra también en este calendario de junio. El Prime Day, desplazado el año pasado por la pandemia desde el verano al otoño, vuelve al verano, pero se celebrará en junio. Será el 21 y 22 de este mes. El gigante asegura que lanzará dos millones de ofertas en todo el mundo.

Volviendo a las tiendas, frente a lo que pasaba el año pasado, este año, las compañías de retail tienen un cierto optimismo. "Esperemos que la campaña ayude a repuntar", asegura el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola. La patronal da por sentado, además, que el canal empezará a vender antes de ese 1 de julio tradicional, porque además todas las cadenas han acumulado mucho stock y quieren darle salida.

El fin de la tradición

Lo que parece ya incuestionable es que el calendario tradicional de las rebajas, que había marcado durante mucho tiempo los patrones de consumo y que servía como una especie de limitación para los períodos de descuento, ya no existe. Las compañías están marcando un ritmo propio, en el que los grandes gigantes son los que establecen la pauta. Cabría preguntarse, por tanto, si las rebajas como momento clave tienen todavía mucho sentido o si las jornadas especiales de compras les han ganado ya la partida.

Y, finalmente, este cambio en los hábitos y estas nuevas decisiones tienen un daño colateral claro, el de las pymes. Las pequeñas tiendas no pueden luchar contra la presión de rebajas de las grandes marcas y no pueden resistir el ritmo de sus descuentos.