PuroMarketing

Los vendedores colocan usando la red social todo tipo de accesorios para dispositivos Apple

Aunque las redes sociales tienen en sus normas de uso limitaciones y prohibiciones sobre su uso para la venta de productos falsificados e ilegítimos, estas plataformas se han convertido en un coladero por el que se cuelan anuncios de todo tipo y reclamos para la compra de ese tipo de productos.

En ocasiones, el receptor del anuncio y comprador de los productos es una parte más bien informada de qué está comprando, es decir, sabe que es una versión falsificada del producto. En otras, el consumidor es un damnificado más, que cree que está haciéndose con una buenísima oferta cuando en realidad está comprando un producto ilegítimo.

Las falsificaciones llegan a todo tipo de marcas y a todo tipo de sectores, aunque la peligrosidad del producto falsificado no es siempre igual. Al fin y al cabo, no es lo mismo comprarte un bolso falso pensando que es real que un cargador de móvil.

El primero es poco probable que explote mientras lo usas, mientras que en el segundo caso lo es mucho más. De hecho, fue la explosión de un cargador la que propició una investigación sobre el universo de la venta de falsificaciones de Apple en Instagram.

Instagram, el paraíso de las falsficaciones

Instagram se ha convertido en una pasarela empleada por los vendedores de versiones falsificadas para poner en el mercado todo tipo de accesorios para el iPhone y otros productos de Apple.

Un estudio de Ghost Data - que empezó a investigar después de que a uno de sus directivos le explotase el cargador del iPhone de uno de sus amigos, que le dijo que lo había comprado con una gran oferta en Instagram - acaba de poner cifras a la situación. Instagram, señalan, está lleno de vendedores terceros no verificados, que usan la red social para vender todo tipo de productos.

Venden baterías, cables y otros accesorios para el iPhone, los AirPods Pro en versiones con precios abrumadoramente bajos frente a los reales o cargadores para dispositivos Apple. Todos sus precios son muy bajos, comparados con los precios de los productos reales, y todos sus productos son, al final, falsos. Los vendedores venden, la mayoría desde China, falsificaciones convincentes de los productos.

Su mercado es muy importante: los responsables del estudio han localizado "evidencia de recibos de pago por decenas y cientos de miles de dólares por transacción", por lo que hablan de un "negocio global multimillonario". Sus consumidores están, sobre todo, en Europa y en Estados Unidos.

Y, aunque Facebook (dueños de Instagram) asegura que se toma el problema en serio, el estudio concluye que Instagram no está haciendo suficiente por mantener la red social libre de falsificaciones.

La armada de Apple

Desde Apple, sí se están tomando el problema en serio. Las razones son, se podría concluir, evidentes. Además de estar canibalizando su mercado, estos productos pueden tener un impacto muy negativo en su imagen de marca.

Desde Apple han confirmado a Insider que solo en 2020 eliminaron un millón de anuncios de venta por vender productos falsos y falsificaciones de los legítimos. La compañía tiene, de hecho, una especie de "armada" o división especializada en la lucha contra las falsificaciones.

La compañía ha reconocido a Insider que cuenta con un equipo de expertos que se centra en localizar y neutralizar la venta de productos falsificados en espacios como Instagram. Estos expertos trabajan apoyando a cuerpos policiales, vendedores, compañías de social media y sites de ecommerce en todo el mundo alertando sobre falsificaciones.