PuroMarketing

El valor de marca debe mantenernse trabajando duro y manteniendo a la marca como relevante
Yahoo, de ser el gran rival de Google y una de las marcas más valiosas de internet a ser valorada por calderilla 

Uno de los primeros temas que tuve que seguir cuando empecé a trabajar como periodista especializada en tecnología y, sobre todo, en internet fue la frustrada venta de Yahoo a Microsoft. Yahoo era, entonces, todavía un servicio de internet más o menos popular. Mucha gente tenía una dirección de correo electrónico con ellos, pero no solo ese servicio era conocido. Yahoo había sido una pionera de internet y clave en su popularización para muchos consumidores.

A principios de este siglo, todavía era una marca relevante, con su propio buscador y con oficinas en múltiples países a lo largo del mundo. Sus directivos participaban de forma habitual en las conferencias y eventos de internet a los que asistíamos la prensa y el nombre de su marca generaba algo en los consumidores.

Su potencial compra por parte de Microsoft fue, de hecho, un culebrón de grandes proporciones en las que el temor era la posición de dominio que podría salir del gigante resultante. La operación acabó cayendo, frustrada por todas esas presiones, y, posiblemente, la suerte de Yahoo quedó echada, aunque en los años siguientes hiciese muchos intentos por recomponerse y por recuperar el valor de su marca.

Hace unas semanas, los consumidores guardaban luto por el cierre de Yahoo Respuestas, uno de los servicios que se habían convertido en prácticamente iconos del internet de los 2000 y que se había asentado como un hito cultural. Ahora, Yahoo acaba de ser vendida.

Verizon, una de las grandes telecos en EEUU, la había comprado hace unos años para intentar posicionarse en el mercado de la publicidad online en ese país. No lo ha logrado. Yahoo ha sido vendida por 5.000 millones de dólares en un acuerdo que también incluye a AOL, otro gigante de la red de hace décadas. La compradora es Apollo Global Management, un fondo de inversión. Además de las dos cabeceras de internet y sus marcas, los compradores también se quedan con la unidad de negocio de tecnología publicitaria de Verizon.

No es el episodio final de la vida de Yahoo, pero casi se siente así. En el camino se quedan los movimientos de relumbrón para intentar remontar, como cuando compraron por una millonada Tumblr (y no salió bien) o cuando ficharon a Marissa Meyer, antigua directiva de Google, para reconducir su futuro (tampoco lo hizo). Hace un par de años, Yahoo hizo un rebranding para intentar seguir siendo relevantes.

Por qué Yahoo acabó cayendo

Pero ¿por qué Yahoo ha acabado en esta situación y cómo una de las marcas más poderosas de internet ha logrado pinchar de forma tan abrupta en los últimos años? Yahoo no está sola en la historia de retrocesos y pinchazos.

Marcas que en 2000 eran lo más y tenían un tirón y un valor elevadísimo son ahora ecos del pasado. BlackBerry era la marca objeto de deseo a principios del siglo, cuando los teléfonos que fabricaba su dueña, RIM, eran el precedente del smartphone. Ahora es una marca olvidada, a la que ni siquiera ha premiado el poder de la nostalgia. Algo parecido ocurre con Nokia, que intentó volver con móviles de bajo precio pero que no logró conectar con las audiencias.

Las razones del pinchazo de Yahoo son variadas y hasta se podría decir que similares a lo que les pasó a esos gigantes. Primero, vio como aparecía un rival de nuevo cuño que ofrecía un producto mejor. Google eclipsó al buscador de Yahoo ofreciendo un servicio más eficiente y también creciendo de forma notable en el mercado de la publicidad online.

Luego, se encerró en una especie de culebrón de ventas frustradas (la compañía sentía que valía en ocasiones más, pero el tiempo acabó demostrando que perdieron su oportunidad) y también en una espiral de mala gestión. Durante una temporada, cada cierto tiempo, los periodistas que cubríamos este tipo de noticias teníamos que escribir sobre algún nuevo CEO que iba a salvar Yahoo. Ninguno lo consiguió, ni siquiera Marissa Meyer, la persona más prometedora de todas cuantas ficharon.

Yahoo se había convertido en un monstruo de difícil dominio. Todos los elementos que habían hecho que 'molase' y reinase en el mercado - desde Geocities a Yahoo Respuestas - se iban quedando abrumadoramente obsoletos y la compañía tenía que echarles el cierre.

Haber sido una marca muy popular y valiosa no sirvió de mucho ante el paso del tiempo y los cambios de mercado.