PuroMarketing

¿Hay algún gigante de internet que vaya a permanecer al margen de los escándalos relacionados con los datos? Teniendo en cuenta lo que está ocurriendo en las últimas semanas, casi se podría decir que no, que la crisis de los datos y del quién y cómo los han usado se va a ir propagando por las compañías online como una epidemia de alguna enfermedad de la Edad Media.

Facebook ha sido el gran protagonista de los últimos tiempos en cuestión de datos y de su uso, gracias al escándalo Cambridge Analytica. La firma británica, que participó en varias campañas de publicidad electoral y que ha recogido información sobre los usuarios de Facebook test mediante, ha abierto la caja de Pandora y se ha convertido en la peor noticia con la que podía arrancar la primavera Facebook. La red social aún no se ha recuperado del impacto del escándalo y las declaraciones de sus directivos no ayudan mucho a mejorar las cosas.

Pero Facebook ya no es la única en medio de un escándalo de datos. YouTube, que acaba de tener sus meses desesperantes por culpa de los escándalos ligados a la publicidad programática, es la siguiente que se ha visto arrastrada a un escándalo por la cuestión. Lo peor, en términos de imagen, es que lo que está arrastrando a YouTube a una situación compleja es YouTube Kids, la app que han creado para niños.

El nacimiento de YouTube Kids

YouTube Kids nació hace no mucho tiempo, como una solución de YouTube a un nuevo hábito de acceso a los contenidos. Cada vez más niños accedían a sus contenidos y navegaban por la plataforma. El site de vídeos se había convertido en el espacio en el que veían dibujos animados, lo que creaba una situación problemática, ya que YouTube no era una plataforma pensada para niños. La solución fue YouTube Kids, una plataforma a medida en la que solo se iban a servir contenidos adecuados para ellos. YouTube aseguró, además, que no iba a seguir la navegación. El YouTube para niños iba a ser mucho más seguro a muchos más niveles.

Sin embargo, los escándalos ligados a la app se sucedieron. Primero, estaba la presencia de las marcas y empresas, que servían como contenidos lo que eran en realidad anuncios. Después, llegó el contenido que no era exactamente para niños y que estaba en la plataforma.

Los problemas de YouTube con los niños no se acaban en YouTube Kids y en lo que ocurre en la plataforma. A Google le acaban de abrir otro foco de fuego: acaba de aparecer el 'caso de los datos'. A pesar de todo, YouTube sí estaría recopilando datos de los niños como usuarios de YouTube. Lo hace cada vez que un niño usa la versión genérica de YouTube.

El contenido de la queja

Eso es lo que acaban de señalar ante la FTC un total de 23 grupos especializados. Durante años, señalan, Google ha estado siguiendo los patrones de visionado de contenidos que realizan los niños, siguiendo lo que ven en YouTube. "Google tiene conocimientos reales de que niños de menos de 13 años están usando YouTube", señala la queja. "Google a pesar de ello recoge y usa la información personal de todos los usuarios de YouTube, incluidos niños de menos de 13 años", añade.

La queja no solo lamenta que esto ocurra, sino que pone el dedo en la llaga de las consecuencias. Google estaría usando estos datos para vender publicidad segmentada, publicidad que al final estaría llegando a los niños.

La queja no está ligada a YouTube Kids, aunque los ecos de la misma podrían llegar hasta ella. En cierto modo, los responsables de la queja acusan a Google de una cierta duplicidad, señalando que lleva años diciendo que no es responsable de lo que ocurre (que los niños accedan a YouTube) porque el site no es para niños de menos de 13 años, cuando aun así este está lleno de dibujos animados, anuncios de juguetes y canciones infantiles. Si a eso se suma que, como recuerdan en Variety, YouTube cuenta con un programa de publicidad premium con una categoría de 'padres y familia' (que es básicamente el tipo de canales que llegan a los niños) se puede tener la foto completa.