Andrés, es Químico por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en Administración y Dirección...
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Con excesiva frecuencia veo como el entusiasmo dospuntoceril confunde las causas y las consecuencias, el contenido y el continente. Al ver lo que se comenta en La Red sobre la búsqueda de empleo y las Redes Sociales siempre tengo la sensación que se confunde el envase o el canal con el producto o la oferta. Me explico.

Cuando veo a la gente que acude a los eventos en los que se habla de buscar empleo en La Red siempre creo que esperan encontrar una receta mágica, un atajo o un camino desconocido que les va a proporcionar el trabajo de sus sueños. De pronto parece que si no habían tenido éxito hasta ahora había sido porque no habían sabido darse a conocer eficazmente.

También creo que en dospuntocerolandia se está transmitiendo la sensación de que una vez que consigues que te encuentren, ya está todo hecho. Y no es así. En ese momento es cuando empieza lo importante. Hasta entonces, lo único que has conseguido es que te dejen entrar a la fiesta. Pero lo de encontrar “ligue” va a depender de tí y de lo que seas capaz de demostrar. Si no te lo has currado antes, vas a salir como entraste.

Desde el primer momento he criticado el CV tradicional, pero en las Redes Sociales está ocurriendo algo parecido o todavía peor a lo del viejo historial en papel. Si había miles de personas enviando CVs, en este momento hay millones de personas incorporando sus perfiles a La Red. Y seguramente estarán cometiendo errores parecidos o más graves a los del Curriculum.

De pronto parece que todos los problemas laborales se solucionan trabajando mucho el canal, pero parece que se olvida lo más importante: La Oferta.

Mucha gente se está obsesionando por estar en todos los sitios. De pronto hay que hacer mucho ruido. Hay una nueva carrera de la rata en la que hay que estar constantemente en movimiento online. Parece que todo consiste en correr, en conseguir una invitación para la última Red Social, en conversar a diestro y siniestro. En algún documental escuché que los tiburones no pueden parar de moverse, pero nosotros no somos tiburones.

Y mientras tanto, no hacemos nada por actualizar, renovar, ampliar o modificar aquello que realmente nos hace valiosos: La Oferta

La cuestión es, ¿De que te sirve que te encuentren con facilidad si lo que les ofreces lo pueden encontrar más barato o más cerca? ¿Crees que tu valor como profesional va a aumentar por estar twitteando todo el día? ¿Crees que por el hecho de que tu cuenta en Facebook aparezca bien posicionada en Google vas a tener más valor para una empresa? ¿Por qué piensas que ver tu CV en Linkedin va a poner a alguien “más cachondo” que verlo en papel?

Vale, si estás en La Red serás más facilmente encontrable pero a partir de ahí solo pasarás a la siguiente fase si trabajas tu oferta. Hay muchas formas de conseguir que, una vez encontrado, te tengan en cuenta o te conviertas en la opción preferente. Pero para no hacer muy largo el post solo citaré tres.

Especialización

No voy a entrar en el debate sobre generalistas y especialistas. La cuestión es que una de las ventajas de La Red es que puedes reducir tu nicho porque es más facil que te encuentren. Si eres bueno en algún aspecto concreto de tu profesión, van a aumentar tus opciones de ser elegido y por lo tanto va a incrementarse tu valor.

¿Eres especialmente bueno en algo o eres un genérico más? ¿Qué estás haciendo este verano para destacar en algo?

La cuestión es que está muy bien estar en Twitter, pero es que si no encuentras un área en la que sobresalir, serás otro profesional más que está en Twitter.

Estándares

Cada año salen millones de profesionales de las facultades, las escuelas de negocios y los centros de formación profesional. Todos tienen un título. Pero no todos son iguales. No es muy diferente de las empresas.

Durante los años en que negociaba con proveedores de leche, comprobé que todos tenían la misma maquinaria, todos compraban al mismo proveedor (Tetra Pak) y todos tenían procesos casi idénticos. Pero todos sabemos que la leche es distinta. La razón es simple, cada empresa tiene una forma de hacer las cosas diferente. Tienen distintos estándares.

¿Cuales son tus estándares? ¿Que nivel de calidad, consistencia o perfección tiene tu trabajo? ¿Eres reconocido por alguna forma específica de hacer las cosas?

No todos somos iguales. No todos hacemos las cosas del mismo modo. Identifica porqué, con una formación y experiencia parecida, algunos son más valorados que otros.

Evidencias

Lo importante no es que te conozcan a tí. A nadie le importa tu vida, lo que se quiere saber de un profesional es la calidad de su trabajo. Pero no basta con decirlo, hay que mostrarlo y demostrarlo. Aquí es donde creo que debería centrarse la estrategia dospuntocero. Si vas a utilizar La Red para crear una versión online de tu CV, seguramente estarás perdiendo el tiempo. Pero si vas a utilizar las posibilidades de las Redes Sociales y los blogs para enseñar tu trabajo, entonces si estarás dando pruebas y ganando puntos para que te escojan.

Además de chascarrillos y de hablar de otros, ¿En qué sitios me proporcionas pruebas que me ayuden a confiar en tí? ¿Donde puedo ver lo que haces? ¿Que herramientas (Slideshare, Youtube, Flickr, Blogs,…) estás utilizando para enseñarme lo bueno/a que eres?

Andrés, es Químico por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en Administración y Dirección...
be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo