PuroMarketing

Son quienes influyen en las principales decisiones de compra

La importancia de la mujer en redes sociales es ya un hecho incuestionable. Pew Research informaba recientemente que las mujeres, además de ser más activas en las redes sociales, también son mayoría (75% frente al 63%). Con el fin de conocer la influencia del público femenino en los canales 2.0, Weber Shandwick ha llevado a cabo el estudio Digital Women Influencers, en colaboración con KRC Research.

De las 2.000 mujeres encuestadas, el 86% tiene su perfil registrado en más de 2 redes sociales (2,2); donde desarrollan una gran actividad. El estudio indica que, de media, las mujeres dedican 12 horas semanales a estos canales, lo que implica cerca de 2 horas diarias. En otro trabajo sobre la actividad social en función del género, publicado por MyLife y Harris Interactive, se recogía que 1 de cada 4 mujeres revisa sus perfiles sociales antes incluso que su correo electrónico; se trata de una actividad diaria que intentan realizar al despertar.

Facebook gana por goleada al resto de las plataformas 2.0. El 87% de las encuestadas afirmó tener registrado su perfil en la red social de Mark Zuckerberg.

Las mujeres utilizan las redes sociales como un medio para comunicarse con su entorno

Para las féminas, el mundo 2.0 no es solo para conseguir ofertas y cupones, sino que es una actividad a la que confieren una importancia muy similar a la de otras actividades sociales que realizan en su vida diaria. El 86% de las mujeres adora pasar tiempo con su familia, mientras que el 77% disfruta en compañía de sus amigos. El 75% destacó su actividad social 2.0. De hecho, es un medio efectivo para conocer gente y establecer contactos que puedan derivar en amistad; al 19% de los que estas mujeres denominan sus "mejores amigos" solo los conocen por medio de Twitter o Facebook.

La actividad en los medios online no es incompatible con el mundo offline

El hecho de que las mujeres tengan una presencia activa en los canales sociales no implica que abandonen lo medios tradicionales. El estudio indica que las mujeres ven 5 veces más la televisión tradicional que online (33,7 horas  vs. 6,8) Además, decían 6 horas a escuchar la radio offline, un poco menos que la radio online (7 horas) y leen la prensa, tanto impresa (3,2 horas) como online (4 horas).

Sin lugar a dudas, se trata de mujeres que buscan activamente la información y a las que también les gusta pronunciarse, tanto a nivel online como en su  día a día. Están más dispuestas a comentar retuitear o pinear productos en las redes sociales. Además, muestran un menor reparo a la hora de recomendar un producto, publicar fotos o recomendarlo a sus contactos, bien sea cara a cara, por teléfono o mail.

Las mujeres abandonan aquellas redes sociales que ya no les atraen

En los últimos 6 meses, el 16% de las encestadas ha dejado de utilizar una plataforma 2.0 y un 28% ha disminuido su actividad. Mención aparte merece el colectivo de mujeres más jóvenes, de entre 18 y 24 años; el 38% de las cuales ha abandonado alguna red social, o ha reducido su presencia. Se trata de las consumidoras del futuro, aquellas que tomarán las principales decisiones de compra. Un target cada vez más exigente, que necesita que la actividad social realmente les aporte, sino, optan por marcharse a otra. Por tanto, es necesario conocer en profundidad las necesidades del público objetivo, con el fin de saber por dónde se mueve y cómo satisfacer sus intereses.

Las redes sociales que acogen a una mayor proporción de las usuarias más jóvenes son Twitter, Instagram, Pinterest, Youtube, Blogger o Google+.

Pinterest destaca por tener a una gran parte de las mamás con hijos, amas de casa. Además, también es aquí donde se encuentran las usuarias con mayores ingresos, junto con Twitter, LinkedIn, Instagram o Blogger.

Defintivamente, las redes sociales tienen un marcado carácter femenino; no en vano son quienes cuentan con mayores habilidades comunicativas y sociales. De otro lado, son quienes influyen en las principales decisiones de compra, o directamente las llevan a cabo; por tanto, es importante que las empresas comiencen a pensar en femenino, desarrollando estrategias específicamente dirigidas a sus gustos y preferencias.