PuroMarketing

Dejando de lado la terrible situación del mercado de venta de automóviles, claro reflejo de la situación de crisis de nuestra economía, en otros países con una situación menos dramática que la nuestra, los estudios demuestran que Twitter puede influir directamente en el comportamiento offline de los compradores, y cuantos más mensajes vean, esto va a tener una mayor influencia.

El estudio llevado a cabo en el Reino Unido por Twitter UK en colaboración con Compete (@compete), titulado “Tweets in Action: Auto”, ha encontrado que una exposición a un mayor número de mensajes le corresponde un mayor tráfico hacia las páginas web de las marcas.

Compete encontró que los usuarios de Twitter expuestos a los tuits de las marcas están en un 74% más predispuestos a visitar las webs de las marcas que el promedio de usuarios de internet. Pero claro, quizás el hecho de seguir los tuits de una marca implica ya un previo interés, y no sólo ocasional sino permanente, de estar al tanto de las novedades de esa o esas empresas, lo que no suele suceder en un consumidor normal.

Los datos del estudio indican que frente al 15,8% de los usuarios normales de la red, y al 22,11% de los usuarios de Twitter que visitan las páginas web de las marcas, este porcentaje crece hasta el 27,5% de aquellos expuestos a los tuits de las empresas.

Pero no solamente hablamos de las visitas a los concesionarios, sino también a otro tipo de acciones como probar un vehículo o incluso visitar un concesionario. Los tuits influyen en la construcción de la notoriedad de la marca y en su consideración.

El estudio también muestra que los usuarios de Twitter expuestos a los tuits de los fabricantes de vehículos están dos veces más dispuestos que los usuarios normales, a dar los primeros pasos encaminados a comprar un nuevo vehículo, como son tanto el reservar una prueba de conducción como encontrar un concesionario de la marca.

Más de un tercio (36,8%) de los usuarios de Twitter que ven tuits de las marcas hicieron búsquedas relacionadas con los fabricantes. Este porcentaje es superior en un 54% al usuario promedio de internet (23,9%) y un 15% superior al del usuario general de Twitter (31,1%).

Detrás de este éxito se encuentra la frecuencia de exposición a los mensajes, y cuanto mayor sea, más probabilidades de que el cliente potencial lleve a cabo algún tipo de acción offline

El estudio ha analizado tres tipos de usuarios. El primer grupo está integrado por aquellos usuarios que están expuestos, al menos, a un tuit (promocionado u orgánico) de una marca de automóviles. Los otros dos grupos han sido grupos de control, uno integrado por los usuarios generales de internet y el otro por los usuarios de Twitter no expuestos a los tuits de las marcas.