PuroMarketing

Las redes sociales, como canal de comunicación y viralización de contenidos pueden ayudar a difundir información y captar la atención del público objetivo. Esta premisa, de sobra conocida por los marketers, tiene multitud de aplicaciones. Una de ellas es la medicina. 

El doctor Tapas Mukherjee, del hospital de Glenfield en Reino Unido ha podido comprobar cómo la producción de un vídeo y su difusión a través de las principales plataformas sociales ayudaba a mejorar el conocimiento de los profesionales sanitarios acerca del área que trabaja dicho contenido.

Se trata de una forma creativa y divertida de transmitir información, de atraer al público objetivo y hacer que consuman el contenido. Este ejemplo completo versa sobre el tratamiento del asma. En abril del pasado año, una auditoría realizada en el hospital de Glenfield evidenció una falta de conciencia acerca de cómo actuar ante los casos graves de asma. Únicamente el 62% de los profesionales sanitarios conocía las prácticas recomendadas por el hospital en estos casos, y solo el 45% las había aplicado debidamente.

Tras la publicación del vídeo del doctor Mukherjee y su difusión a través de YouTube, Facebook y Twitter, apenas 3 meses después el 100% del personal del hospital ya conocía la directrices del hospital sobre el asma, lo que ha llevado a una mejora en la atención, tratamiento y cuidados de estos pacientes. 

Este trabajo, presentado por la European Respiratory Society (ERS) en el marco de su Congreso Anual en Barcelona es sin duda una innovadora iniciativa, que pone de manifiesto la efectividad de los canales sociales a la hora de transmitir un mensaje. Tanto por su alcance, como por el comportamiento de los usuarios ante el contenido que se comparte. Así, las creaciones originales, orientadas a informar desde un punto de vista creativo, casi lúdico, facilitan la asimilación del mensaje. Una ventaja que podría aplicarse perfectamente a otras áreas de la medicina.

De otra parte, los médicos están especialmente receptivos a este tipo de información a través de las redes sociales. A finales del pasado año el Journal of Medical Internet Rearch indicaba que el 25% de los médicos accedía a las redes sociales varias veces al día para buscar información médica. Un 60% considera que los medios sociales son un canal interesante y útil para mantenerse informado sobre este sector, así como fácil de utilizar.