PuroMarketing

Los anuncios en redes sociales resultan intolerables para el 68% de los franceses

Una buena parte de los usuarios de Internet en Francia considera que los anuncios en las plataformas sociales son incómodos, inútiles y además están mal segmentados. El Instituto francés de Opinión Pública, en colaboración con la firma Generix, ha revelado los datos de una encuesta realizada en junio de este año a 1.000 usuarios mayores de 18 años.

Un contundente 68% de los encuestados dijo que la publicidad en redes sociales es "intolerable". Teniendo en cuenta, que según eMarketer, el número de usuarios de redes sociales en Francia ronda este año los 23,7 millones, hablamos de que para 16 millones de franceses los anuncios en Facebook, Twitter o recientemente Pinterest e Instagram son intolerables.

El estudio también revela que en el país francés ocurre algo similar a otros países, que las redes sociales no cumplen la función de canal de ventas: el 75% de los encuestados franceses asegura no haber comprado nunca nada en redes sociales; un 9% dijo comprar de vez en cuando; y tan sólo un 1% de los usuarios reconoce realizar compras de manera regular en las distintas plataformas sociales.

La influencia en las compras, no ya de los perfiles sociales de las marcas, sino estrictamente de los anuncios no es elevada. Tan sólo un 19% de los internautas ha realizado una compra por haber visto un anuncio en redes sociales, frente al 60% que compró impulsado por la publicidad que le llegó vía correo electrónico. El propio estudio revela algunas de las claves de esta realidad: hay un 59% de usuarios para los que los anuncios carecen de sentido porque poco o nada tenían que ver con sus intereses de compra. Se pone así de manifiesto la necesidad de afinar aún más en la segmentación del target, no sólo está en juego alcanzar al público realmente interesado en lo que el anunciante ofrece, sino también la imagen que se está proyectando del conjunto de la publicidad en plataformas sociales.

Pero las peores noticias para los marketers franceses vienen de la mano del Sindicato Nacional de Comunicación Directa ( SNCD) que en su reciente estudio, "Social Media Attitude 2013", asegura que sólo un 16% de los usuarios sociales encuestados entre junio y julio de este año se han convertido en clientes de las marcas con las que han conectado a través de redes sociales, bien siguiendo sus perfiles o bien viendo sus anuncios en las distintas plataformas.

Las cifras están muy lejos de los 38 millones de consumidores que en Estados Unidos reconocen haber comprado influenciados por su actividad en redes sociales. El país norteamericano tienen un ritmo diferente al de otros países como Francia, la implantación del comercio electrónico es más elevada y allí las empresas siguen dando un fuerte valor a la inversión en social media. Es cierto que la proporción del presupuesto no es muy alta, pero sí hay un 47% de los anunciantes estadounidenses que tienen pensado incrementar su inversión publicitaria en las plataformas sociales (Advertisers Perceptions). Especialmente Facebook juega un rol importante en las estrategias digitales de las compañías y la publicidad nativa es la favorita de los anunciantes por su mayor impacto y recuerdo en la audiencia: dos de cada tres anunciantes en Estados Unidos utiliza anuncios como las historias patrocinadas (Strata).

Tiene sentido, ya que los usuarios de redes sociales confían más en las recomendaciones de sus contactos que en la publicidad. Para el 84% de los consumidores, las opiniones desinteresadas de otros son la fuente de información más fiable para realizar una compra (Nielsen).