PuroMarketing

Estos espías se dedicarán a rastrear la conversación social en Twitter y Facebook,

Todos sabemos que las redes sociales son una fuente de información de incalculable valor. A diario se generan millones de conversaciones en estos canales, cuyo alcance puede dar la vuelta al planeta en cuestión de segundos. Todo con solo la ayuda de un dispositivo conectado a internet. 

Este potencial ha constituido a los medios 2.0 en una herramienta de comunicación útil y efectiva, que puede aprovecharse incluso con los propósitos más despiadados, como es el caso del terrorismo. 

Con el fin de estar informados de todo lo que acontezca en las redes sociales en referencia a la seguridad nacional de Estados Unidos, el departamento de Operaciones Especiales del ejército americano ha puesto en marcha un programa de reclutamiento para captar a usuarios que se dediquen a espiar la actividad en las redes sociales a nivel internacional, incluyendo Europa y otras zonas como Israel, Islandia, Groenlandia o Rusia.

De este modo, estos espías se dedicarán a rastrear la conversación social en Twitter y Facebook, con el fin de detectar posibles amenazas a la seguridad nacional.

En teoría se trata de una campaña Top Secret, aunque ya existe una oferta de empleo que se muestra públicamente en un portal de empleo, donde se requiere personal como "Social Media Data-Mining", bajo las funciones de investigación social, análisis de mercados y habilidades sociales. 

Se supone que el proceso de selección se desarrolle en el más estricto secreto, y que los candidatos firmen un acuerdo de confidencialidad que les impida hablar de sus labores de espionaje 2.0.

Desde el área de seguridad norteamericana destacan la importancia de seguir de cerca la actividad que se genera en el medio 2.0, un entorno global que permite fácilmente organizar cualquier tipo de acción a nivel global, de forma rápida y apenas perceptible; un poder que con fines destructivos puede suponer una grave amenaza para la seguridad de cualquier país.

Esta iniciativa de "controlar" la actividad social de los usuarios es una ampliación de la campaña que Estados Unidos está llevando a cabo dentro de sus propias fronteras, y que no ha estado exenta de polémica, debido a que estas acciones ponen en entredicho el respeto a la privacidad de los usuarios. Las críticas a esta práctica llegaron a tal extremo que el propio presidente del gobierno norteamericano Barack Obama, tuvo que pronunciarse en favor de estas labores de espionaje y para tranquilizar a la población acerca de la seguridad de sus datos. Pero ¿realmente podemos confiar en que estas prácticas no vulneran nuestra privacidad?