PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La mentira en las redes sociales puede tener las patas muy largas. El efecto viral de un mensaje en torno a un hecho relevante es capaz de hacer que éste dé la vuelta al mundo en apenas una hora, con las consecuencias que ello puede tener. Unas consecuencias que se agravan especialmente si el mensaje es falso. Independientemente de que finalmente se descubra la verdad, el daño ya está hecho.

Pero ¿cómo impedir que un mensaje que a todas luces resulta creíble se perciba como tal y consiga inundar el medio online en un abrir y cerrar de ojos? El primer paso es identificar a tiempo su falsedad. Para ello, ya se está trabajando en un detector de mentiras para las redes sociales. Aunque resulte imposible, el proyecto se encuentra en su fase inicial, se trata de una iniciativa financiada por la Unión Europea, y en la que tomarán parte 5 universidades, junto con 4 empresas, entre las que se encuentra una española (ATOS).

Se trata del desarrollo de un preciso algoritmo que consiga identificar los "rumores online" en tiempo real y averiguar su veracidad. Sin duda se trataría de una útil herramienta, de especial relevancia para los servicios de emergencia, gobiernos y medios de comunicación, quienes estarían en disposición de actuar desde el primer momento con pleno conocimiento de causa.

Los mensajes se mostrarían clasificados en cuatro categorías: especulación, controversia, desinformación, e información falsa propagada con ánimo de causar daño intencionadamente.

De igual modo, con el fin de detectar una posible base real, se pretende comparar los resultados obtenidos con un histórico de antecedentes similares. Asimismo, este algoritmo pretende analizar la autoridad de las fuentes y valorarlas, en función de su autoridad. Un dato que permitirá además detectar de inmediato a los bots.

Esta iniciativa surgió a raíz de los disturbios vividos en Londres en 2011, donde las redes sociales contribuyeron a avivar el fuego de la revuelta social. Por otra parte, a nadie se le escapa la cantidad de bulos e infamias que pueden correr a través de la red, como el anuncio de la muerte de personajes famosos en Twitter, que ya se ha convertido en toda una tradición. En cambio, no podemos negar el gran papel que desempeñan las redes sociales como vía para transmitir información a tiempo real, desde el mismo momento en que se produce el hecho o acontecimiento. Sirva como ejemplo el accidente de avión en el río Hudson, todo un hito del que ya se conoce como periodismo ciudadano.

De prosperar esta iniciativa, la efectividad de las redes sociales como medio de comunicación ganaría en calidad y efectividad, permitiendo separar el polvo de la paja, y poniendo todo su potencial únicamente a merced de la actividad informativa.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo