PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

¿Cómo afectan las redes sociales a nuestra vida cotidiana? Diferentes estudios y diferentes análisis se han centrado en diferentes aspectos de cómo las redes sociales pueden cambiar nuestro día a día y tener efectos que no son los en principio deseados, como por ejemplo causar problemas de autoestima, modificar el comportamiento, hacer que nos sintamos más miserables y causar más estrés del que ya se sufre cada día. Teniendo en cuenta que las redes sociales están cada vez más presentes en lo cotidiano y que se usan para cada vez más y más cosas, el impacto que podrían tener es - sin tener que pensarlo mucho - muy importante.

Un estudio del Pew Research Center ha analizado uno de los puntos de la lista de acusaciones existentes contra las redes sociales y ha determinado que, a pesar de lo que se dice, ni Facebook ni Twitter causan estrés. Los participantes en el estudio fueron cuestionados sobre temas que indican el estrés percibido y que son indicativos para encontrar el estrés latente.

Las principales conclusiones del estudio no solo echan por tierra la idea de que las redes sociales generan estrés sino que además demuestran una realidad bastante diferente. De forma general, apunta el estudio, los usuarios frecuentes de internet y los de redes sociales no tienen altos niveles de estrés.

De hecho, y todavía más sorprendente, el estudio ha encontrado una relación a la inversa: en el caso de las mujeres, las consumidoras que son usuarias de ciertas tecnologías concretas presentan niveles más bajos de estrés que la media. Así se puede indicar que las mujeres que emplean de forma regular Twitter, el correo electrónico y que comparten fotos desde sus dispositivos móviles tienen niveles de estrés más bajos.

Y la segunda conclusión relevante del estudio sobre niveles de estrés y redes sociales es que lo que puede hacer que estas los aumenten no es tanto su uso como el momento y el tema que se comparte: es lo que se podría traducir como el coste de preocuparse. El estrés no lo crean ni las redes sociales ni el número de amigos que se tienen en ellas sino las noticias y los eventos estresantes o delicados de las vidas de los demás.

La relación por tanto que puede existir entre redes sociales y estrés es indirecta, apuntan, y está ligada no a la actividad y no a la tecnología sino al mayor conocimiento de lo que pasa en la vida de los demás. Y, además, los usuarios de redes sociales suelen ser mucho más conscientes de las cosas trágicas o complicadas que pasan en la vida de los demás, porque están mucho más atentos a lo que les sucede.

Las redes sociales como espejo de la sociedad

Las redes sociales no solo son cada vez más populares entre los internautas sino que además tienen cada día más peso a la hora de tomar el pulso a cómo es y cómo se siente realmente esa sociedad y, por tanto, cómo dirigirse a ella.

Otro estudio reciente apuntaba que los consumidores son bastante cercanos a su realidad cuando se expresan en redes sociales y los gustos que se manifiestan en Facebook son una muestra más efectiva que la visión que tienen las personas cercanas de cómo se es realidad. O, en definitiva, Facebook conoce mejor a sus usuarios que sus propias madres.

Y ahí están, además, todos los experimentos que Facebook ha realizado sobre cómo la actividad en la red social cambia lo que los consumidores quieren o hacen. Uno realizado al hilo de las elecciones estadounidenses demostró que Facebook puede alterar la intención de voto, aunque sin duda el más polémico fue el que se conoció este verano y que demostró que la red social podría hacer que sus usuarios fuesen más o menos felices con un par de cambios en lo que les mostraba su algoritmo.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo