PuroMarketing

La semana pasada fue una semana agitada para Twitter. La compañía presentó sus últimos resultados financieros (unas cifras que no acaban de convencer a los analistas, puesto que aunque la firma crece en inversión publicitaria - acumula más anunciantes cada vez - no ocurre lo mismo con el número de usuarios - ya que no consigue crecer en nuevos usuarios al ritmo que se esperaba) pero antes lanzó también una avalancha de acuerdos con otras compañías que aumentaban el alcance de su red.

La red social acaba de crear su propia red publicitaria, que hará que los anuncios salgan de la red social y acompañen al consumidor a Instagram o Yahoo Japón gracias a una especie de campaña combinada publicitaria entre el tuit patrocinado y la publicidad en terceros, y acaba de cerrar (nuevamente) un acuerdo con Google para que sus contenidos sean indexados por el buscador de forma eficiente.

Hasta ahora, el buscador de Google tenía que indexar como hace con las demás páginas de la red los resultados de Twitter. Ahora, gracias al acuerdo cerrado por las dos compañías, Google tendrá acceso directo a los servidores de Twitter para poder acceder sin limitaciones a la información. Es decir, indexará directamente en la fuente y será por tanto más eficiente. Google ya lo hacía entre 2008 y 2011, aunque después el acuerdo entre las dos firmas se rompió.

Twitter conseguirá, recuperando la relación con la firma, que los tuits aparezcan de forma mucho más fácil de localizar en la red para quienes son usuarios de la red social, que tengan más visibilidad y poder, por tanto, llegar a más usuarios y tener mucha más audiencia. Pero ¿qué efecto tendrá este movimiento en los usuarios de la red social y sobre todo en la importancia de posicionarse con contenidos en la misma?

El acuerdo con Google ha hecho que lo que se dice en Twitter tome un cariz ligeramente diferente cuando lo que se quiere es que el mensaje llegue a cuantos más lectores posibles sea.

El reinado de las palabras clave

Twitter permite a sus usuarios acceder a los contenidos de formas diferentes. Por una parte, están las listas de seguidores. Un usuario de la red social puede seguir a las cuentas que más le interesan y estar al tanto de lo que cuentan. De este modo, se hace una primera filtración entre la avalancha de información que ofrece la red social y sus consumidores millonarios que están hablando en todo momento.

Por otra parte, están las palabras clave. Twitter permite a sus usuarios buscar lo que los demás están diciendo sobre cualquier cosa: solo hay que poner una palabra clave en su buscador. Y, todavía más fácil, cuando todo el mundo está hablando sobre una palabra clave concreta, Twitter la convierte en trending topic y la ofrece de forma señalada en el lateral para que sus usuarios sepan que ese es el tema que es tendencia en ese mismo momento.

Ahora mismo, las marcas y las cuentas que quieren tener mucho que decir en Twitter estaban empleando las palabras clave siguiendo un patrón. Por una parte, usaban palabras que fuesen fáciles de buscar cuando establecían conversaciones para que los consumidores pudiesen localizar sus tuits cuando fuese necesario. Por otra, seguían de cerca cuáles eran los temas del momento para poder posicionarse empleando los trending topics. Por supuesto, todas estas palabras clave eran convertidas en hashtags, para que su presencia fuese aún más rica para sus seguidores en la red social.

Pero con el último movimiento de Twitter, las palabras clave toman otra dimensión. Ya no se trata solo de que los consumidores puedan encontrar contenidos dentro de la red social: ahora también los encontrarán fuera de ella cuando busquen temas concretos. Los hashtags no serán solo una herramienta para posicionar mensajes en Twitter sino que además se convertirán en una nueva llave para que esos mensajes lleguen en otras partes.

¿Cómo buscan los internautas en los buscadores? El proceso de búsqueda parte de un contenido, de unas palabras clave: se introducen en el buscador las preguntas que se quieren responder o los términos sobre los que se quiere buscar y este devuelve los resultados que internet ofrece relacionados con ellos. Los tuits se encontrarán ahora entre ellos y para conseguir que se posicionen habrá que jugar mejor que nunca con sus contenidos.

Los community managers tendrán ahora que aprender de los periodistas digitales, que durante años han sabido leer lo que los internautas quieren encontrar en internet para escribir titulares que respondan a lo que buscan. Ellos también tendrán que escribir tuits que se posicionen cuando los consumidores buscan en la red.