PuroMarketing

En los últimos tiempos, uno tiene la sensación de que las redes sociales se han llenado de publicidad: Facebook, Instagram, Twitter... cada vez son más las empresas que quieren anunciarse en estas plataformas y, consecuentemente, cada vez los usuarios recibimos más anuncios en nuestros muros.

Si te dijeran que una de las redes sociales, que monetizan precisamente a través de la publicidad, ha decidido dejar de mostrar anuncios -o mostrar muchos menos - a los usuarios más activos, probablemente te parecería una acción improbable y bastante paradójica. Y sin embargo, Twitter lleva meses probándolo.

Así lo publica Re/Code, donde explican que algunos de los tuiteros más prominentes están teniendo una experiencia prácticamente libre de anuncios en esta red social. Sus fuentes afirman que este movimiento tiene como objetivo que los usuarios VIP sigan igual de involucrados con el servicio, algo que puede parecer contraintuitivo en una plataforma que suele enfocarse en conseguir nuevos usuarios más que en complacer a sus bases, pero al parecer, el CEO Jack Dorsey estaría detrás de esta decisión.

No hay que pensar que Twitter selecciona a esos usuarios que no reciben o apenas reciben anuncios únicamente en función del número de seguidores que tengan, sino que depende de varios criterios, entre los que se cuentan el volumen y alcance de los tuits que envían.

Novedades que tratan de paliar múltiples problemas

Una pregunta que surge es: ¿Puede Twitter permitirse renunciar a una parte de sus ingresos publicitarios? Las cifras del pasado año no fueron muy positivas, pero también es cierto que los ingresos publicitarios son el menor de sus problemas, ya que durante la segunda mitad de 2015 doblaron dichos ingresos y consiguieron reducir sus pérdidas, que en 2014 fueron enormes (en torno a los 175 millones de dólares).

Más preocupante es la desaceleración en el crecimiento de usuarios, pues durante 2015 su crecimiento interanual fue del 11%, muy por debajo de las previsiones. Los shares se redujeron también en un 60% durante los últimos meses. Quizá por eso decidieron que era el momento de "premiar" a sus usuarios más fieles con una mejor experiencia premium en la red social, para asegurarse de no perder a ninguno de sus grandes activos. Porque si no logran atraer a una base mayor de usuarios activos, la red será cada vez menos atractiva para los anunciantes.

Desde que en verano Twitter sufriera una caída bursátil del 17% y llegase a ponerse incluso por debajo del nivel de precio de la oferta pública, los movimientos se han sucedido para tratar de volver a poner a la red social en la parrilla de salida de las plataformas sociales que triunfan. Y hablamos tanto de grandes cambios, como el nombramiento del nuevo CEO en octubre o una importante reducción de la plantilla, como de pequeños detalles, como el cambio de la estrella de favoritos por el corazón de "me gusta", que sirvió para aumentar la interacción de los usuarioss. Estas pruebas para no mostrar anuncios a determinados usuarios no son más que una de las muchas transformaciones que se están llevando a cabo con el objetivo de hacer más atractiva a la red de microblogging y conseguir así más usuarios y, a la larga, más anuncios y más ingresos.