PuroMarketing

Si has tuiteado el emoticono de un trozo de pizza, recibirás publicidad relacionada, por poner un ejemplo

Los emoticonos se han convertido en una especie de moda ubicua, en una obsesión en la que las marcas han caído y en las que, a tenor de algunos datos, parece poco probable que salgan. Los consumidores emplean cada vez más los emoticonos, porque son elementos que dotan a la conversación de un tono distendido. Las marcas, que buscan cada vez más ser más cercanas a ellos y convertirse en una suerte de amigos de los consumidores, lo hacen para ser más y más cercanas.

La estrategia de las marcas pasa por muchísimas vías y por muchísimos elementos en lo que a emoticonos se refiere. Las marcas usan los emoticonos en sus mensajes e incluso crean sus propias colecciones de emoticonos para que los consumidores puedan emplearlos en los suyos propios. No son pocos los que creen que se está produciendo una burbuja de los emoticonos y que la cuestión se está yendo un poco de las manos. "Un montón de marcas han entrado en ello muy rápido y han acabado o no siendo fieles a sus valores de identidad de marca o no añadiendo nada de forma significativa", explicaba un experto sobre lo que las marcas están haciendo. Y a esto hay que sumar que muchas compañías simplemente han entrado al trapo en la guerra del emoji, usando caritas sonrientes a diestro y siniestro y convirtiéndose así en una especie de equivalente de marca y en redes sociales del típico tío que quiere hacerse el moderno (y no lo consigue).

Pero lo cierto es que la fiebre de los emoticonos han puede ir más allá y está, de hecho, creciendo a nuevos niveles, niveles que rozan elementos que van más allá de lo curioso (en una de las crónicas sobre el tema se señala, de hecho, que aunque la noticia parezca del día de los Inocentes es algo completamente real?). Los emoticonos se van a convertir ahora en material para segmentar a los consumidores. Según el emoticono que el consumidor emplee se le servirá una publicidad u otra.

La idea es de Twitter, que va a empezar a permitir segmentar la publicidad que se sirve en base a los emoticonos que se emplean. Así, si se usa el emoticono de los tacos podrían aparecer publicidad de restaurantes y especialmente de restaurantes mejicanos. El formato publicitario estará disponible a partir de ya mismo y de forma global y se podrá emplear cuando se utilizan los servicios de ciertos partners publicitarios de Twitter (AdParlor, Amobee, HYFN, Perion, SocialCode y 4C).

Por qué esta publicidad en emoticonos

Más allá de que los emoticonos se hayan convertido en una moda ubicua, el lanzamiento de la herramienta tiene una cierta explicación racional. Según defiende Twitter en su blog corporativo, de este modo quieren que las marcas puedan segmentar a los consumidores partiendo de datos que se ligan a sus humores y estados de ánimo, cuestiones que se están expresando vía emoji cada vez más.

Como recuerdan en Marketing Land, los consumidores emplean además cada vez más estos elementos para hablar de emociones que son difíciles de expresar con palabras y que un emoticono capta rápidamente. Más que como una extraña curiosidad, la idea, apuntan, debería verse como el usar palabras clave para segmentar los anuncios. En vez de palabras clave, en este caso lo que se usan son emoticonos.

Teniendo en cuenta que desde 2010 se han tuiteado 110.000 millones de emoticonos, quizás la cuestión sea mucho más seria de lo que parece a primera vista. Y, teniendo en cuenta que Twitter está buscando de forma activa (y se podría decir incluso que un poco desesperada) nuevas formas de ingresos, para ellos es sin duda una cuestión más seria que una simple carita sonriente.