PuroMarketing

Instagram ha ido creciendo en popularidad en los últimos tiempos, se ha empezado a convertir en una de esas cuestiones clave en la estrategia en redes sociales de las empresas y de las marcas y, por supuesto, ha comenzado de forma paralela a asentar su porfolio en términos de publicidad. La red social quiere hacer caja y quiere que toda esa actividad de las marcas y de las empresas en su entorno le genere beneficios.

A lo largo de los últimos tiempos, Instagram ha estado lanzando diferentes novedades para los usuarios Instagram añade ahora un nuevo formato publicitario. La red social permitirá a las marcas crear anuncios que serán 'shopables'.

Esto es, el anuncio podrá mostrar productos que el consumidor puede comprar y este podrá hacerlo directamente desde la app de la red social, sin abandonar Instagram y su ecosistema. Instagram importa así un formato que ya existe en Facebook, donde los consumidores pueden acceder a productos en un formato de anuncios y que, según recuerdan en The Drum, han tenido ya bastante éxito en esta plataforma. Birchbox y Revolve, dos compañías del mundo de la belleza y la moda, han sido las primeras en probar el formato.

El nuevo formato publicitario se llama 'collection'. Además de fotos, las marcas también podrán usar vídeos en este tipo de contenidos. Por ejemplo, y es uno de los ejemplos que publican en AdAge del nuevo formato, un vídeo-tutorial de belleza puede servir para desplegar una galería de productos usados en el mismo y que el consumidor podrá comprar.

"Instagram es un escaparate para los negocios en móvil y vemos cada vez a más gente buscando negocio ahí", apuntaba recientemente Sheryl Sandberg, la chief operating officer de la compañía. Capitalizar ese interés parece por tanto una suerte de lógico siguiente paso.

Por qué entrar en el ecommerce vía formato de anuncio

¿Por qué Instagram ha entrado en este escenario? De entrada, el formato publicitario ya viene probado de Facebook, su casa madre tras la compra millonaria de hace ya unos cuantos años, por lo que la red social ya puede prever cómo funcionará. A eso se suma que ya ha educado antes en Facebook a los responsables de marketing y de publicidad en el uso del mismo.

Y, además, el llevar un formato que se ha usado en una de sus redes sociales a otra implica también una cierta estrategia de sinergia. Al fin y al cabo, su imperio de redes sociales y apps solo tiene un valor para Facebook si logra hacer con ello caja. Aplicar un formato ya testado en una red social a otra de las suyas permite ampliar lo que los marketeros hacen en una red social a otra.

Pero eso no es todo lo que ha llevado a Instagram a probar suerte con el nuevo formato. La decisión de la compañía está también muy ligada a la situación del mercado y a los movimientos de la que muchos consideran su más directa competencia, Snapchat. La app de mensajería ha realizado movimientos para hacerse con el potencial social del mercado ecommerce e Instagram no puede dejar que le coma terreno en esta área.