PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

"Suena como cambiarse la ropa, no el comportamiento". Así terminaban las declaraciones que un responsable de un centro de defensa de la privacidad de los consumidores daba a Financial Times tras leer el anuncio de Mark Zuckerberg de que las cosas van a cambiar en Facebook. El responsable partía de que necesitaban ser más específicos sobre cómo sus planes cambiarán "las actividades de monetización de marketing digital" de Facebook. Sin esos datos, las promesas - se puede leer entre líneas de sus declaraciones - se quedan en papel mojado.

¿Es simplemente un cambiar la apariencia o es un cambio más profundo? Facebook acaba de anunciar, vía post de su CEO, Mark Zuckerberg, que ha llegado a los medios de todo el mundo, que cambia su filosofía. Si hasta ahora su estrategia se basaba en ser lo más abierta y social posible, ahora pondrá el foco en la privacidad.

Según las declaraciones de Zuckerberg, a partir de ahora las comunicaciones "centradas en la privacidad" serán más importantes que las plataformas abiertas. Zuckerberg ha entonado una suerte de mea culpa.

"Entiendo que mucha gente no cree que Facebook pueda o quiera incluso construir este tipo de plataforma orientada a la privacidad", escribe el directivo, "porque francamente no tener una fuerte reputación en construir servicios de protección de la privacidad e históricamente hemos estado centrados en herramientas para compartir de forma más abierta". Y añade: "sin embargo hemos mostrado repetidamente que podemos evolucionar para construir los servicios que la gente realmente quiere, incluyendo mensajes privados y stories".

Un futuro encriptado y privado

Zuckerberg reconoce que "cree" que el futuro de las comunicaciones pasará por un creciente foco de lo privado, "servicios encriptados en los que la gente pueda estar segura de que lo se dicen unos a otros permanece seguro y sus mensajes y contenidos no se quedarán para siempre".

Por ahora, los cambios no tienen fecha concreta, pero Zuckerberg ha anunciado que en los próximos años trabajarán en base a encriptación, interacciones privadas, reducir la permanencia (de la información), seguridad, interoperabilidad y almacenaje de datos seguro.

Estas serán las líneas maestras que aplicarán en todo el mundo, lo que, como recuerdan en el FT, podría hacer que tenga problemas en algunas regiones y que algunos países bloqueen sus servicios (porque no guardarán datos en aquellos países que violan los derechos de privacidad de sus ciudadanos).

Lo que implica el mensaje y el cambio en Facebook

El mensaje de Zuckerberg es, por ahora, más bien simples promesas y no algo tangible y concreto. Esto es, el directivo ha dicho cómo van a orientar su filosofía y lo que esperan hacer pero no ha dado datos exactos de cómo esperan aplicar este cambio o cuándo empezarán a entrar en vigor estas ideas y estos objetivos.

Las promesas muestran además que Facebook ha empezado a ver cuáles son sus puntos más débiles, que quiere salir del pozo en el que se ha sumido en reputación y que, igualmente, quiere posicionarse de un modo mucho más eficiente preparándose para los problemas legales que se le pueden venir encima. Este último punto está muy vinculado con los datos y con la fusión de sus propiedades.

Facebook quiere emplear de forma conjunta los datos de sus diferentes servicios, Facebook e Instagram, sí, pero también Whatsapp, a la hora de vender publicidad, algo que les puede poner en una situación peliaguda en la Unión Europea.

Por lo que toca a los otros puntos, está claro que este movimiento es una salida hacia delante tras el cúmulo de escándalos del último año y medio. El caso Cambridge Analytica es la punta del iceberg de una situación caótica en términos de privacidad y de lo que se estaba haciendo. Si quiere volver a ganarse la confianza de los consumidores, algo que ahora mismo ha perdido de forma aparente (aunque sus últimos resultados muestran, sorprendentemente, que sus usuarios crecen), tiene que cambiar. Facebook tiene un serio problema de reputación y parece cada vez más consciente de ello.

Al mismo tiempo, los cambios también van muy orientados a lo que el mercado quiere y lo que el mercado busca. Las Stories y su éxito demuestran que los consumidores han cambiado cómo quieren compartir los contenidos. Por tanto, Facebook no tiene más remedio que posicionarse de un modo más firme en ese nuevo territorio.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo