PuroMarketing

  • OPINIÓN

En la mayoría de comercios electrónicos el tráfico desde dispositivos móviles se ha triplicado en el último año y se espera que este 2013 y 2014 siga disparado.

Según datos del barómetro Zanox de m-Commerce, Ipad se lleva el 39,1% de las ventas de móviles, Android el 29,3% y Iphone el 27% . Pero la variedad de pantallas desde las que se compra no para de multiplicarse: PC, portátil, netbook, Ipad, Ipad mini, móviles o las televisiones con acceso a internet, conllevan una experiencia de uso distinta en cada caso. No se navega igual, así que debemos adaptar la información y la gráfica a cada dispositivo.

Para que un usuario compre desde un móvil necesita la información justa y mucho más clara, no se leerá grandes textos y hará los mínimos clics, un comprador desde Ipad tenderá a hacer scroll en vez de ir paginando y desde un PC hacemos compras mucho más reflexivas y necesitamos mucha más información que nos cree la confianza necesaria para sacar una tarjeta de crédito y pagar. Eso significa que debemos diseñar experiencias de uso distintas para cada tamaño de pantalla.

El Diseño líquido o adaptativo (Responsive web design) es un conjunto de técnicas, mitad de diseño y mitad de programación, que mediante el uso de estructuras CSS e imágenes fluidas consigue adaptar el sitio web al entorno del usuario. No significa programar diferentes webs según el dispositivo como hasta ahora sino una sola web que se adapta dinámicamente a las diferentes pantallas.

El diseño líquido se basa en una estructura modular compuesta por columnas. Por ejemplo, en nuestro ordenador visualizaremos una web con una estructura de 4 columnas, en Tablet de 3, en Ipad mini de 2 y en móvil de 1 columna. La información se hace vertical dándole mucha más importancia al scroll de móviles y tablets.

Qué cambia con el diseño líquido

  • Cuadrícula fluida (fluid grid): Los píxeles ya no son una unidad de medida para una web, ahora son todo porcentajes y relaciones.
  • Imágenes flexibles y fondos escalables: Las imágenes no tienen tamaños fijos sino que se cargan en el tamaño más grande a utilizar (ojo con los tiempos de carga) y el sistema reescala según las necesidades de cada dispositivo. Los fondos también deben ser flexibles para no perder el look & feel de la web.
  • Media queries: Permiten hacer llamadas a la hoja de estilos CSS y modificar los atributos gráficos según el dispositivo o navegador.

 Ventajas del diseño líquido

  • Mejora la imagen de nuestra marca. Es lo último en diseño web a medida y eso da prestigio y seriedad a nuestro proyecto online.
  • Mejora (y mucho) la experiencia de uso de nuestros clientes. Eso se traduce en más tiempo en la web, más productos vistos y más revisitas.
  • Dispara las ventas desde dispositivos móviles. Donde antes había una barrera ahora hay una alfonbra roja.
  • Mejora posicionamiento SEO. Si alguien nos busca desde una tablet o un móvil Google nos posicionará antes si detecta esta tencología. Además, como tenemos una única URL evitamos los problemas de contenido duplicado de las versiones móviles antiguas.
  • Reducción de costes y actualizaciones. Ya no tenemos que diseñar y programar webs a medida para cada dispositivo sino que creamos una sola web. Y cuando actualicemos sólo tendremos que hacerlo una vez y se verá reflejada en todas las plataformas.