PuroMarketing

Para las compañías audiovisuales, los spoilers se han convertido en un inesperado elemento de marketing promocional

Durante las últimas temporadas de Juego de Tronos, la popular serie de HBO, El Mundo Today, el portal satírico, publicaba recaps de cada episodio. Haciéndolo estaban satirizando una costumbre cada vez más extendida, la de que los medios publiquen capítulo a capítulo resúmenes más o menos críticos de las series de moda, pero también hacían comedia con una de las grandes preocupaciones de los espectadores, los spoilers. En cada una de sus reseñas - todas ellas medio falsas y medio verídicas - avisaban una y otra vez de que se avecinaban spoilerds o espolders o como se les ocurriese llamarlo en el artículo de ese día.

Lo que hacían era similar a lo que hacen los medios 'serios' cada vez que publican este tipo de contenidos - o reseñas de libros (menos en las revistas sesudas literarias, claro) o análisis de cualquier otro contenido cultural - de avisar hasta el aburrimiento de que se van a desvelar puntos de la trama. Más allá de que podría parecer lógico que una reseña desvele algún misterio, esta reiteración de '¡aviso, spoilers!' se ha convertido en una suerte de tendencia de nuestro momento.

Pero ¿son los spoilers tan peligrosos o los espectadores los reciben en realidad de mejor grado de lo que podría parecer? Y, sobre todo, ¿qué nos dice esa relación entre los espectadores y los spoilers de cómo son los consumidores y sus expectativas y psicología?

Por supuesto, no todos los consumidores son iguales. Su amor o desamor por los spoilers ayuda a ver, de hecho, cómo los consumidores prefieren o no los riesgos. Un estudio de Morning Consult ha analizado la relación de los espectadores con los spoilers y qué lleva a evitarlos o a buscarlos. Según sus conclusiones, de media, un 45% de los espectadores busca de forma activa destripes de contenidos.

De forma específica, un 56% lo hace con películas, un 50% con series dramáticas, un 41% con eventos deportivos, un 40% con realities y un 37% con sitcoms. Un 48% de los encuestados, sobre una muestra estadounidense, cree que en los últimos años la gente se ha vuelto más relajada con los spoilers. Esto es, nos preocupamos menos por no desvelar los puntos clave de la trama a los demás.

No todos los consumidores quieren sorpresas

Si lo hacen es porque saber qué va a ocurrir impacta en sus decisiones de visionado. Un 27% de los encuestados que busca spoilers de los contenidos lo hace porque a partir de esa información deciden si ver o no ese contenido. Para algunos consumidores, por tanto, los spoilers funcionan como una especie de elemento de control. Les permite tomar control sobre lo que ven y sus contenidos.

No es la única razón por la que se buscan spoilers. Un 24% de quienes lo hacen los buscan porque saber qué va a pasar hace que se emocionen más ante la expectativa de verlo, un 21% porque les relaja ver el contenido de esa manera, otro 21% porque les gusta saber más que los demás sobre lo que van a ver, un 20% porque les gusta saber lo que van a ver antes de hacerlo, otro 20% porque quieren saber qué pasa sin tener que ver todo completo y un 19% porque los spoilers les permiten evitar contenidos que les pueden hacer daño en su salud mental. Un 18% asegura que le gusta hablar sobre los spoilers con su familia y amigos.

Se podría decir, partiendo de todos estos datos y extrapolándolo más allá de las series, que a no todos los consumidores les gustan las sorpresas. Ciertos consumidores o en ciertos momentos de la vida buscan la seguridad y quieren tener certezas sobre qué va ocurrir.

Una consumidora, que habitualmente evita spoilers de sus series favoritas, me comentaba que en verano había empezado a ver una serie mítica de los 2000. Tras ver la primera temporada, se fue a leer la Wikipedia para saber qué iba a pasar con puntos clave de la trama. En el año del coronavirus, me decía, quería certezas y seguridad y no estaba segura de lo que sentiría si la serie no iba por la dirección que esperaba.

Una inesperada herramienta de marketing para los shows

El estudio apunta, además, que los spoilers se han convertido en una inesperada herramienta de marketing en los tiempos del streaming. El boom de contenidos y el cambio en cómo se acercan a ellos los espectadores también ha creado una cultura de los spoilers completamente diferente. A ciertos niveles, los spoilers han entrado en el marketing de entretenimiento.

"Los spoilers pueden ser efectivos a la hora de crear fidelidad entre los espectadores haciendo que los fans se sientan como insiders", explica en el análisis de Morning Consult un directivo de la industria audiovisual. Aunque para algunos espectadores son un destripe, para otros son un cebo. De hecho, los spoilers se han convertido en un elemento más para generar buzz y meter al contenido en la conversación, tanto que puede hacer que ciertos espectadores lo vean.