PuroMarketing

Para sentarse a negociar con los medios tendrán que ser transparentes, lo que implica explicar cómo toman decisiones los algoritmos 

¿Se acabó la debacle que generan los cambios en los algoritmos que controlan cómo se accede a la información? Cada vez que Google hace un ajuste en su algoritmo de búsqueda, para los medios digitales empieza un período complicado en el que tienen que intentar comprender qué está pasando y cómo deben comportarse en la red para volver a ser bendecidos por los patrones de búsqueda.

Sin embargo, el último cambio normativo podría haber puesto un potencial freno a esta situación, obligando a los buscadores a avisar a los medios de comunicación cada vez que cambien las reglas del juego.

Esto es lo que adelantaba El País, que ha tenido acceso al texto del próximo real decreto que regulará la propiedad intelectual en internet y que es una trasposición de la nueva normativa europea. El texto ya ha pasado la aprobación del consejo de ministros, pero debe todavía pasar en el Congreso.

La normativa obligará a que los players online den información "de forma periódica" sobre cómo clasifican los contenidos. El misterio del algoritmo será mucho menor y, sobre todo, los medios no verán - en teoría - cómo las reglas del juego cambian de un día para otro.

La publicación del Real Decreto en el BOE permite visualizar cómo serán esos cambios. La normativa marca un nuevo contexto sobre cómo se pueden compartir contenidos en internet y cómo esto afecta a las plataformas de prestación de servicios. "Se considerará que los prestadores de servicios para compartir contenidos en línea realizan un acto de comunicación al público o de puesta a disposición del público", señala el Real Decreto.

La publicación incluye un artículo específico sobre los derechos de los medios digitales. La normativa da a "las editoriales de publicaciones de prensa y agencias de noticias" la capacidad de permitir que los prestadores de servicios online funcionen como palanca para llegar a sus contenidos. "La negociación de dichas autorizaciones se realizará de acuerdo con los principios de buena fe contractual, diligencia debida, transparencia y respeto a las reglas de la libre competencia, excluyendo el abuso de posición de dominio en la negociación", señala la norma.

Acuerdos entre medios y plataformas

Ahí es donde entraba lo que señalaba el adelanto de El País: El cambio no es el único que modificará la relación entre los medios y los gigantes de la red. Según señala el diario, los medios informativos podrán ahora negociar con Google y Facebook el pago por el uso de sus contenidos. Deben llegar a acuerdo con "buena fe contractual, diligencia debida, transparencia y respeto a las reglas de la libre competencia, excluyendo el abuso de posición de dominio en la negociación", según publica El País.

Los contratos entre medios y plataformas podrán ser privados, pero - y he aquí un punto interesante - la normativa obligará a las segundas a ser transparentes con las primeras. Esto es, no necesitan contárselo a todo el mundo pero cuando se cierren estos convenios entre unos y otros los medios tendrán que saber cómo funcionan los servicios en los que aparecen sus contenidos (como Google Noticias y similares).

Fuera de la normativa queda el hiperenlace, el uso privado de las publicaciones, las publicaciones con "fines científicos o académicos" o los sitios webs que no tengan un control editorial, como ocurre con los blogs.

Además, esto implica también un cambio de modelo sobre cómo se habían estado haciendo las cosas hasta ahora. Las acciones previas - como ocurrió con Google Noticias y su canon - no dejaban la negociación en manos de los medios, sino que añadían un intermediario, posicionando como elemento recaudador a una asociación de derechos.

El modelo francés

El modelo que quizás puede servir para comprender qué es lo que se avecina es el francés. Francia ya incorporó antes la normativa europea sobre propiedad intelectual, con lo que ya llevan acumulados unos cuantos movimientos conectados a ella. La presión contra Google y Facebook en Francia para que paguen a los medios por los derechos vecinos de sus contenidos ha ido en escalada en estos últimos tiempos.

Pero no solo eso: la normativa ha creado un marco claro sobre cómo deben ser las cosas, lo que ha generado nuevos frentes de problemas para Google. La esencia de la norma es la de que las partes deben negociar de buena fe (como ocurre en España), pero la justicia no tiene muy claro que Google lo esté haciendo.

Este verano le impuso una multa millonaria por esa razón. "El comportamiento de Google demuestra una estrategia deliberada, elaborada y sistemática de no respeto", sentenciaba el regulador de mercados galo.

Las consecuencias

Este cambio de normativa implica una renovación del modelo. Google ya ha anunciado que Google Noticias vuelve a España.