PuroMarketing

Existen multitud de herramientas, software y demás soluciones tecnológicas que prometen ayudar a los profesionales de marketing a desentrañar los misterios del Big Data, profundizar en el conocimiento de su público objetivo o probar el ROI de su estrategia.

Sin embargo, estos marketers no pueden evitar sentirse abrumados ante tantas opciones, y las dificultades para integrarlas, obteniendo así una visión holística de toda la información. Así se refleja en la encuesta de Ascend2, elaborada a partir de la opinión de profesionales de marketing a nivel global, pertenecientes a empresas con menos de 500 empleados.

A tenor de sus conclusiones, el CRM es la herramienta mejor valorada por más de la mitad de los encuestados (55%). Asimismo, el software de analítica también resulta muy útil, según el 49% de estos profesionales, junto con las plataformas de gestión de e-mail marketing (46%).

Según Experian Data Quality, el 89% de los profesionales de gestión de datos están invirtiendo en tecnología de marketing, gracias a los cuales han mejorado el rendimiento de su estrategia. Con ello, más de la mitad de estas empresas han sido capaces de mejorar en monitorización, analítica, diseño de perfiles, y estandarización de datos.

En su mayoría (84%), los participantes en el estudio de Ascend2 ponen de manifiesto la importancia de la calidad de los datos a la hora de realizar una segmentación efectiva, y poder diseñar estrategias orientadas a su público objetivo. Asimismo, un 15% considera que disponer de esta información de calidad es relativamente importante, mientras que apenas el 1% no la considera relevante.

¿En qué áreas influye la tecnología de marketing?

Por su parte CMO Council y Tealium recogen que el 66% de los marketers admite que esta tecnología contribuye a segmentar al cliente, de forma más precisa y eficiente, mientras que un 54% considera que le ayuda a controlar y optimizar la inversión publicitaria.

Decididamente, la inversión en tecnología de marketing y la implementación del Big Data constituyen elementos imprescindibles para mejorar la efectividad de la estrategia de marketing. Áreas en las que las empresas todavía necesitan continuar evolucionando y mejorar; así como la evolución en tecnología; de tal modo que proporcione herramientas más usables e integradas.