PuroMarketing

Los vendedores móviles están fijando su objetivo en los Smartphones y Tablets para influir en las transacciones comerciales, gracias a la gran recepción que han tenido los dispositivos por parte de los consumidores y el uso cada vez mayor para lectura de contenidos y acceso a redes sociales que éstos hacen, representando un gran cambio en la mentalidad de todos.

Muchos usuarios de teléfonos móviles aprovechan la capacidad de sus dispositivos para conectarse localmente y obtener información útil como mapas, instrucciones o recomendaciones de sitios cercanos a su ubicación. Pew encontró en mayo de este año que mientras el 58% de los usuarios de Smartphones habían utilizado algún tipo de servicio de localización de sus teléfonos, pero sólo el 12% se había registrado en algún sitio.

Pero aún cuando estos servicios geosociales han fracasado, los propietarios de Smartphones están cada vez más interesados en otros tipos de servicios basados en la localización, sobre todo ofertas. Hipcricket reportó en octubre que el interés en estas ofertas había aumentado, pasando del 40% de los usuarios de teléfonos inteligentes en 2008, al 54% este año.

A pesar que los comerciantes y los consumidores aún encuentran valor en los servicios de geolocalización, ahora están más interesados en el aprovechamiento de estos datos geográficos para cerrar una venta.

Esta transición, que podríamos denominar “pasar del check-in al check-out”, está siendo impulsada en parte, por la caída de la novedad de los servicios que nos permitían ser “alcaldes” de determinado establecimiento, y por el creciente interés de los consumidores en utilizar sus dispositivos inteligentes para obtener ofertas en tiempo real en tiendas cercanas a su ubicación, o bien hacer compras directamente.