PuroMarketing

En repetidas ocasiones hemos puesto de manifiesto el potencial de los códigos QR para las empresas. Sin embargo y a pesar de los avances de la tecnología móvil, existen algunas barreras que parecen frenar su proliferación y que su uso se vea mayormente impulsado.

Así se desprende de una nueva investigación desarrollada por Archrival, donde se pone de manifiesto que los códigos QR han sido desplazados en un segmento especialmente importante como es el universitario, siendo una herramienta de marketing carente de eficacia e incluso de atractivo por importantes cuestiones.

Cuando Archrival encuestó a más de 500 estudiantes universitarios en EEUU, encontró que éstos tienen muy poco interés en los códigos QR. En su gran mayoría son ignorados, a pesar que el 81% de los estudiantes tiene un Smartphone y el 80% había visto un código en alguna ocasión.

¿Por qué la falta de interés? Según los resultados del estudio, sólo el 21% de ellos había logrado escanear un código QR que les habían presentado en ese momento. Surgieron dificultades porque algunos creían que sólo necesitaban una cámara y no eran conscientes de que se requería una aplicación de terceros. Muchos se aburrieron durante el proceso por tomarles mucho tiempo y otros directamente no querían descargar la aplicación de escaneo.

“Estos son obstáculos importantes que los vendedores deben tener en cuenta y superar si están pensando en incorporar los códigos QR en una estrategia dirigida a consumidores jóvenes”, dice el Gerente de Marca de Archrival.

“Recordemos que, cuando se trata de tendencias y más en el campo de la tecnología, la adopción no alcanza a los usuarios universitarios sino que es más bien al revés, es desde el campus que se impulsa algo nuevo para nuestra cultura, por lo que si un producto no tiene una buena aceptación o aprobación por este segmento, estará luchando continuamente por tener cierta relevancia”.

Es evidente que a pesar del potencial de este tipo de códigos, la barrera que supone el desconocimiento sobre la necesidad de contar con aplicaciones específicas o cómo disponer de ellas para acceder a su información, es sin duda una de los grandes retos para la proliferación de esta tecnología. 

La posibilidad de que este tipo de aplicaciones estuvieran ya integradas de serie en la mayoría de smartphones y teléfonos inteligentes podría suponer sin duda un gran avance e impulso sobre el uso y aplicación de este tipo de códigos, y una mayor aceptación ente los usuarios móviles, así como ayudar a éstos a alcanzar un mayor conocimiento sobre sus mecanismos, prestaciones y funcionalidades.