PuroMarketing

El 80% de los jóvenes de entre 18 y 24 años utilizan su móvil mientras ven la televisión

Ese hábito por parte de los usuarios móviles de recurrir al smartphone o tablet mientras ven la televisión es ya un hecho consolidado. Esto provoca una disminución de la atención de los espectadores hacia la gran pantalla, atraídos por los estímulos que le ofrecen las pantallas inteligentes. Ante esta nueva realidad, las empresas móviles se han lanzado a crear aplicaciones y sites, con el fin de sacar partido de este comportamiento.

Business Insider Intelligence ha estudiado a esta nueva audiencia, con el fin de averiguar cuál es su alcance real. De sus datos se desprenden los siguientes resultados:

  • El 85% de los usuarios de smartphone ha utilizado su dispositivo como segunda pantalla durante el último mes.
  • Un 60% mostró esta pauta de comportamiento semanalmente.
  • El 39% reconoce que combina a diario el consumo de contenido televisivo con el uso de su teléfono inteligente.

El trabajo de Pew también refuerza estas conclusiones, destacando además que el 80% de los jóvenes de entre 18 y 24 años utilizan su móvil mientras ven la televisión. Esta fuente indica asimismo una clasificación por poder adquisitivo, indicando que el 60% de los americanos con unos ingresos anuales de más de 50.000 dólares también muestran este comportamiento multidispositivo.

La publicidad televisiva pierde la batalla

Son múltiples los estudios que sugieren que la multi pantalla está incrementando la experiencia televisiva de los consumidores, como cuando la interacción entre televisión y redes sociales favorece un aumento de los niveles de interacción con los programas emitidos. Pero ante el crecimiento de esta nueav tendencia, la publicidad televisiva comienza a perder la batalla.

Acorde a los datos de un informe de Symphony Advanced Media, el 30y el 40% del tiempo actual dedicado a ver la televisión se produce simultáneamente al uso de un dispositivo móvil. Sin embargo, de promedio, los participantes dedicaron un tercio del tiempo de los anuncios en televisión a mirar en sus dispositivos móviles ignorando por completo la publicidad.

El IAB supone que este sorprendente resultado puede producirse porque los espectadores que recurren a sus dispositivos durante los intermedios comerciales, están menos inclinados a navegar por la programación o levantarse en esos momentos, quedando por tanto, menos atentos en cierto modo a las marcas que aparecen en pantalla. Se produce un fenómeno de escuchar en lugar de ver la televisión.

Estos datos deberían anima a los anunciantes a derivar parte de su partida presupuestaria a este canal, con el fin de captar a la audiencia móvil. La inversión publicitaria en Estados Unidos superó los 18 mil millones de dólares solo durante el último trimestre del año pasado; alcanzando un volumen anual superior a los 74 mil millones.

Únicamente una pequeña porción de esta gran tarta ya haría rentable a este medio. Por otra parte, la audiencia que representa este tipo de usuarios de dispositivos móviles también podría ser un nicho de mercado donde testear las acciones comerciales antes de lanzarlas a la gran masa. En todo caso, la vía digital servirá como estímulo de refuerzo para mejorar la cuestionada efectividad de la televisión como canal publicitario.