PuroMarketing

Los usuarios pasaban mucho más tiempo con sus dispositivos y esto se notaba en sus resultados

Una internauta me comentaba que durante las semanas del confinamiento la batería de su móvil apenas le duraba. En tiempos "normales", como mucho necesitaba hacer una carga al día para tener batería. Durante el confinamiento, tenía la sensación de que la batería se esfumaba en cuestión de minutos. No era la única. Muchos consumidores sentían que necesitaban tener su móvil eternamente enchufado. Las videollamadas con los familiares, la creciente popularidad de los juegos vía app y el consumo constante de noticias y actualizaciones de redes sociales hacían que nos pasásemos el día pegados al móvil.

Por tanto, no sorprenden los datos de los estudios que han ido señalando que el móvil será uno de los brotes verdes de la inversión publicitaria online o que dejan claro que hemos pasado mucho más tiempo viendo contenidos en ese entorno. El último de los estudios ha analizado los datos de engagement que lograron los anuncios móviles estos meses y sus conclusiones demuestran que para el móvil han sido unas óptimas semanas.

Los datos del estudio llegan de una muestra de consumidores estadounidenses pero demuestran que los resultados han sido notables. En general, en los últimos meses, según datos de MobileFuse, el engagement que ha logrado la publicidad móvil ha crecido en un 15%. Además, este crecimiento se ha registrado entre todos los grupos de edad y entre todos los perfiles socioeconómicos. En los hogares de los extremos de la horquilla económica, altos y bajos ingresos, los datos de engagement han mostrado cifras récord.

Entre los miembros de más edad de la Generación Z y los de menos de la de los millennials (la franja que va de los 18 a los 34 años), los datos de engagement crecieron en abril antes de volver a bajar ligeramente en mayo. Por género, las mujeres han sido las que han presentado un mayor nivel de engagement. Su 0,67% supera al 0,52% de los hombres.

Qué pasará en el futuro

Las cifras tienen lógica ya que, como recuerdan en MobileMarketer, la crisis ha hecho que más y más consumidores hayan echado mano de sus dispositivos móviles para acceder tanto a contenidos y entretenimiento como para seguir conectados con sus familiares y amigos.

Ahora que los procesos de confinamiento empiezan a retroceder, las cifras de engagement también comienzan a hacerlo. Siguen siendo elevadas frente a lo que ocurría antes, pero no tanto como llegaron a serlo. La gran cuestión es si volverán a la normalidad pre-pandemia en la nueva normalidad (como espera que ocurra Mobile Marketer) o si los cambios de hábitos y el efecto de lo que pasó estas últimas semanas tendrán un impacto futuro que vaya más allá del momento. ¿Se quedará un remanente de ese engagement y subirá la respuesta generalizada a la publicidad móvil?

Y, quizás, los datos deberían hacer replantearse, más allá de este punto, lo que los anunciantes hacen. Los consumidores jóvenes mostraron una buena receptividad ante los mensajes publicitarios estas semanas. Quizás esto ocurrió, recuerdan desde el medio, porque los anuncios están pensados de un modo específicamente prioritario para llegar a este grupo. Esto indica no solo que los jóvenes no rechazan la publicidad online, sino que si perfilas de verdad los anuncios a tu audiencia la respuesta es efectiva.