PuroMarketing

Para los Z, la pantalla de sus dispositivos móviles es la favorita frente a cualquier otro canal
El Marketing móvil se ha convertido en un recurso crucial para llegar a los consumidores más jóvenes

Cuando se habla de los saltos generacionales y de los consumidores más jóvenes, se acaba mentando al móvil. Por así decirlo, la cultura popular apunta a que los adolescentes y jóvenes adultos son adictos a sus terminales móviles. Se pasan el día pegados a ellos y no son capaces de concebir la existencia sin la extensión que supone a sus vidas la pantalla móvil. Son adictos a los contenidos móviles y se pasan el día pegados a las pantallas.

Y, en este caso, la imagen popular está vinculada a los datos y a las realidades de uso. La Generación Z, que abarca a adolescentes principalmente pero también ya a quienes están en los primeros años de la veintena, usan de forma intensiva sus terminales móviles. Se pasan muchas horas en ellos, los emplean para acceder a cada vez más tipos de contenidos y de dependen más y más de sus smartphones.

Por tanto, para conectar con ellos, hay que emplear el móvil. El marketing móvil es crucial y determinante para que las marcas establezcan vínculos con los consumidores más jóvenes.

3 horas y usando el móvil para todo

Un estudio de hace un par de años ya apuntaba que tanto millennials como miembros de la Generación Z pasaban una media diaria de 3 horas mirando la pantalla de sus móviles, una cifra que superaba el tiempo de uso de otros grupos generacionales.

Lo interesante no era solo que los jóvenes pasasen mucho tiempo con sus smartphones sino también a qué dedicaban ese tiempo. El móvil no era solo el espacio de las redes sociales y las apps de mensajería, era también donde compraban, el método para acceder a su cuenta bancaria o el espacio en el que accedían a todo tipo de contenidos.

De hecho, como apunta un estudio reciente de Kantar sobre las expectativas que los Z tienen de los móviles (partiendo de una muestra de varios países europeos, incluyendo España), los Z buscan que sus smartphones tengan grandes cantidades multimedia. Esto no solo supone una buena cámara, sino también un móvil que les permita navegar bien por la red y ver vídeos con calidad, ya que es este dispositivo el epicentro de sus comportamientos online.

Según datos de Snapchat, el 64% de los Z reconoce que está siempre conectado online.

Más móvil, menos tele

Uno de los últimos estudios ha sido elaborado por Parks Associates en colaboración con Penthera partiendo de una muestra estadounidense. El estudio se centra en los hábitos de consumo de contenidos OTT, plataformas de vídeo bajo demanda, que realizan los más jóvenes. Entre ellos, el móvil es el que gana. Si entre la población general el 20% de todo el consumo de vídeo en streaming se hace desde una pantalla móvil (smartphone o tablet), entre la Generación Z esas cifras suben al 40%.

Así, aunque como explican los responsables del estudio se produce un consumo general de contenidos de streaming en múltiples dispositivos, la Generación Z muestra una especial afinidad con los móviles.

Los consumidores son cada vez más multipantalla y saltan cada vez más de un terminal a otro para acceder a los contenidos que les interesan. Para los Z, en esa carrera de salto de un terminal a otro la pantalla móvil es la que se acaba asentando como favorita.

Además, también hay que tener en cuenta lo que estos cambios suponen en relación con la televisión. Tanto los millennials como los Z están haciendo ya la mayoría de su visionado de contenidos desde otros dispositivos que no son la televisión.