PuroMarketing

De'Longhi sigue los pasos de Nespresso fichando a un actor famoso y muy popular para funcionar como embajador de sus cafeteras
Brad Pitt, una cafetera y cómo un anuncio se acaba convirtiendo en la última 'guerra' cultural viral 

George Clooney es un actor popular, con una amplia carrera cinematográfica. En los 90 era uno de esos nombres habituales en las listas de hombres más deseados, lo que lo convirtió en todavía más famoso. Ahora, es una presencia recurrente en las listas de actores concienciados. Sea como sea, y por muchas películas que encadene, es posible que a mucha gente lo primero que se le venga a la cabeza cuando se le menta al actor es un anuncio, el de las cafeteras Nespresso.

Clooney lleva años siendo la cara de la marca, con una frase pegadiza (What else?) que cierra los anuncios. La lista de campañas es muy larga, porque lleva siendo su imagen desde 2006. La relación funciona para las dos marcas: la de Clooney no se resiente porque Nespresso es un producto que se vende como algo sofisticado y la de Nespresso tampoco porque Clooney no anuncia nada más que eso.

¿Se puede replicar el modelo? ¿Puede crearse una guerra de marcas entre modelos de cafeteras con otro cabeza de cartel que lleve a tomar partido? Quizás eso es lo que busca De'Longhi, que acaba de fichar a Brad Pitt para sus campañas vinculadas a sus cafeteras y que está ahora presentando el movimiento a los medios.

La campaña lleva un par de días en la red, pero ya les ha permitido convertirse en tema de conversación, en titulares de medios y, sobre todo, en material para cierta viralidad en redes sociales.

La historia empieza con una exclusiva en la revista People estadounidense (después, viendo el tipo de cobertura, parece bastante asumible que se ha lanzado la clásica maquinaria de relaciones públicas y comunicación para llegar a todos los medios posibles). Con esto De'Longhi ya se apunta un gran tanto: han logrado que un anuncio, una campaña publicitaria, no solo se convierta en noticia, sino que además se posicione como tema digno de exclusiva.

People entrevista a Brad Pitt, que por supuesto da las acostumbradas declaraciones sobre por qué está encantado de colaborar con esta marca y no con otra. La campaña es internacional, está dirigida por Damien Chazelle (el del Oscar por LaLaLand) y Pitt es el nuevo brand ambassador. Lo es porque, según las esperables declaraciones, la marca cuida su tradición, el detalle y el diseño.

Una guerra entre embajadores de cafeteras

Obviamente, todo gira entorno a De'Longhi y nadie dice nada de Nespresso, pero eso ya lo hacen todos los demás. La historia ya se ha convertido en base para titulares sobre cómo destrona a Clooney o de cómo es el nuevo rey del café. "Son amigos y ahora también rivales publicitarios", se llega a leer en uno de estos artículos.

Esa es la narrativa que circula por la red y la que hace, al final, que la campaña de De'Longhi no se haya quedado en simplemente un anuncio de una cafetera y haya tenido eco noticioso.

La campaña publicitaria ha conseguido, en cierto grado, crear una suerte de 'guerra' cultural partiendo de algo que los consumidores ya tenían muy interiorizado, por mucho que ese algo fuese lo que ha estado haciendo durante décadas su competencia.