PuroMarketing

En publicidad online no todo se reduce a un simple anuncio

Durante los últimos años, la publicidad online ha experimentado un continuo y constante crecimiento. En este sentido, todos los informes y estudios relacionados con la inversión en los diferentes medios sitúan a internet como el medio con mayor proyección solo superado en cuanto a volumen de negocio por la televisión.

Durante el 2012 en nuestro país, y según datos del IAB spain, las cifras de inversión publicitaria en internet alcanzaron los 885,7 millones de euros. A nivel mundial, la inversión rebasaba los 100 mil millones dólares, pronosticando superar los 118 mil millones de dólares en 2013, lo que equivaldría a un aumento del 15,1%.

Sin embargo, aunque queda patente que empresas y marcas apuestan cada vez más por la publicidad digital en internet, no todos los anunciantes terminan alcanzando los resultados esperados a través de sus anuncios y campañas. 

Para intentar profundizar un poco más en todo ello, cabría destacar la variedad y diversificación de soportes y formatos publicitarios de la publicidad digital. Display, contextual, search, mobile, rich media, pre roll y video e incluso los diferentes formatos que las tan de moda redes sociales ahora ofrecen a sus anunciantes. La elección de canal, formato o el soporte puede estar condicionada por multitud de factores relacionados con nuestra propia estrategia y objetivos. Pero ¿Es siempre realmente tan efectiva? Evidentemente no.

Son muchas las empresas que afirman haber alcanzado grandes ratios de efectividad y beneficios en proporción a la inversión realizada en sus campañas de publicidad online. Otras sin embargo, parecen lamentarse de su apuesta digital al descubrir que sus campañas no consiguieron los resultados que esperaban.

Una reciente encuesta desarrollada por SurveyMonkey, nos revelaba como el 70% de las búsquedas móviles realizadas por aquellos consumidores dispuestos a realizar una compra, terminan por convertirse en una "compra efectiva" en un margen de tiempo reducido. Hasta cierto punto, estos datos pueden parecer una auténtica panacea para cualquier vendedor que pretenda captar nuevos clientes o aumentar sus ventas apostando sin duda por la publicidad móvil.  Sin embargo, este escenario nos descubre una realidad totalmente diferente donde sobre todo, muchos pequeños negocios comprueban como su inversión y decidida apuesta no sirvieron absolutamente para nada.

Estas decepciones suelen darse y producirse con frecuencia independientemente del tipo de soporte o formato. Muchos de los negocios que por ejemplo prefieren la publicidad display o tradicionales banners gráficos por aquello de hacer sus anuncios más visuales y aprovechar el potencial del branding , descubren tras sus campañas que sus anuncios apenas generaron leads efectivos a pesar de contar por miles sus impresiones. Entonces, ¿Cuáles son los motivos de tales nefastos resultados?

En primer lugar hemos de tener presentes de que la publicidad, es simplemente un reclamo a través del cual emitimos un mensaje para captar el interés o la atención de los consumidores, compradores o potenciales clientes. Como ocurre en la publicidad tradicional, la creatividad pueden convertirse en un factor determinante para el éxito de nuestras campañas y aunque cueste creerlo, suele ser bastante habitual el encontrarnos con anuncios donde la calidad de su diseño o la claridad de su mensaje brillan por su ausencia.

En otras ocasiones, suele ocurrir todo lo contrario. Podemos encontrarnos banners o anuncios muy bien elaborados que tras "clickearlos" nos conducen a landing pages o páginas de aterrizaje en las cuales parece casi imposible encontrar un simple formulario o lo que es peor, utilizar un anuncio para móviles y no disponer una página optimizada para su visualización correcta a través de estos dispositivos.

La lista de errores puede parecer interminable. También lo es el olvidar un factor tan importante como la segmentación, con la cual podemos manejar y tener en cuenta multitud de factores y parámetros como la temática, el sector o el tipo de audiencia. Vender juguetes a través de miles de impresiones en un canal o medio generalista puede no resultar ser tan eficaz como hacerlo en un simple blog de gran prestigio que aborda temas infantiles o la propia temática.

Por supuesto el peor de los casos, es el de intentar poner en marcha nuestra campaña publicitaria sin ni siquiera aportar un valor añadido o ventaja frente la gran cantidad de competidores y empresas que ya operan en la red. Si nuestros productos o servicios no son de calidad, si no podemos ofrecer ofertas o promociones interesantes o simplemente no aportamos un valor añadido, puede que nuestros bonitos anuncios solo nos reporten visitantes que luego escaparan aturdidos. O lo que es lo mismo, una inversión a fondo perdido sin generar una sola venta.

Estos son solo algunos claros ejemplos que cómo, fruto de una mala experiencia, muchas empresas pueden llegar a pensar de forma errónea y equivocada, que la publicidad online no funciona o no está pensada para su negocio.  Lejos de todo ello, lo cierto es que casi siempre, son aquellos otros aspectos relacionados con nuestra estrategia  los que suelen fallar haciendo de la publicidad algo inútil que difícilmente funcionará.

Recuerde pues que la publicidad online es sin duda una excelente oportunidad para su negocio, pero que no todo se reduce a un simple anuncio. Hay mucho más detrás de todo ello, y de ello, puede depender el éxito de sus campañas de publicidad.