PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La audiencia del vídeo y el compartir de las redes sociales viajan de la mano. Los canales sociales se encienden y los comentarios y likes se disparan con un buen vídeo, a la vez que ciertas plataformas audiovisuales, como YouTube no alcanzarían su conocida viralidad sin el altavoz y la propagación social. Por eso, el paso siguiente para los anunciantes en social media es precisamente acertar con el tipo de vídeo que mejor encaja en estos canales.

El vídeo digital es claramente tendencia. El 75% de los internautas de todo el mundo, según eMarketer, habrán visto vídeos online este año y el gasto en publicidad se habrá incrementado por encima del 40% con respecto a 2012. La actividad vendrá también acompañada de las redes sociales: el 40% de los usuarios ve la televisión o vídeos online a la vez que discute su contenido con sus amigos (Harris Interactive).

Sin embargo, los anuncios de vídeo sociales, los diseñados exclusivamente para mostrarse en las redes, se encuentran todavía en una fase de desarrollo muy prematura. Según un estudio al respecto elaborado por Mixpo el pasado mes de agosto, un 8,5% de las agencias consideraba que estaban rindiendo poco con su publicidad social en vídeos y ninguna dijo que fueran expertos en este ámbito. En absoluto pueden sorprender estas afirmaciones cuando la experiencia de muchos consumidores es que los anunciantes no han sabido dar con la tecla adecuada para que sus anuncios triunfen en YouTube, por ejemplo. Cada vez son más los usuarios que detestan verse atrapados por un anuncio que no pueden saltar y el 94% de los internautas se salta los anuncios pre-roll (Akamai).

Pero que los anunciantes no hayan alcanzado una gran sofisticación en el diseño y desarrollo de este tipo de contenido no quiere decir que estén de brazos cruzados. El 40% de las agencias señalaba a Mixpo que estaban creciendo y mejorando su técnica y la mayoría no deja de experimentar y probar con nuevas fórmulas hasta dar con la más adecuada para el entorno social. Así, el 70% de los ejecutivos de las agencias tiene previsto anunciarse en YouTube en 2014, un 25% hará anuncios de vídeo en Twitter y uno de cada siete también en Linkedin. Incluso, aunque este tipo de publicidad aún no es posible en Facebook, la mitad de los encuestados lo incluiría en su estrategia.

El vídeo es un tipo de contenido que en sí resulta muy atractivo para los usuarios y por ello un 60% de los marketers aumentaría su producción y publicación más que ningún otro tipo de contenido de sus estrategias. Pero, es distinto un contenido propio que un anuncio de vídeo, aunque la línea que les separa sea generalmente difusa. El anuncio de vídeo social requiere de gran habilidad por parte de los marketers para saber encajar el contenido en el contexto. Eso está muy lejos de proyectar un anuncio, escuche quien escuche, en televisión o programas de vídeo digital. Por eso quizá los vídeos patrocinados sean una de las fórmulas que mejor encajen a los anunciantes para no desentonar con el tono del entorno social en el que le llega el mensaje al usuario. ¿De qué otra manera podrían las marcas mejorar su publicidad social en vídeo?

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo