PuroMarketing

Los editores tienen un nuevo frente de batalla tras años de guerras y luchas contra Google (que han culminado en las normativas que han aparecido en media Europa contra servicios como Google News). Su nuevo frente de lucha son los sistemas y servicios que permiten bloquear el visionado de anuncios y Francia será, una vez más, la avanzadilla de la batalla.

Según ha podido saber el diario económico Les Echos, los anunciantes y los medios de comunicación galos están trabajando en una denuncia conjunta contra estos servicios, y en especial contra AdBlock Plus (el más representativo de todos) por el prejuicio que suponen contra sus líneas de negocio. Detrás de este trabajo de investigación sobre la situación están Le Geste, la organización que aglutina a los principales medios de comunicación online de Francia, y el IAB francés, según los datos del medio económico.

Los franceses se sumarían así a los alemanes, donde los sistemas de bloqueo de publicidad ya han sido llevados a los tribunales. Los medios alemanes han demandado a Eyeo, la empresa que ha desarrollado Adblock Plus, porque han estimado que está perjudicando su modelo de negocio. Según sus estimaciones, que recoge Rue89, habrían perdido por su culpa 750 millones de euros.

Le Geste ha anunciado en su site que no ha realizado ninguna denuncia, aunque sus palabras no acaban de negar realmente las filtraciones que ha recibido Les Echos. Según explican en una muy breve comunicación, están trabajando para evaluar "todos los aspectos ligados" a estas tecnologías, tanto su funcionamiento técnico como el impacto económico que tiene sobre la actividad de los medios. "Le Geste continúa con sus consultas jurídicas sobre el tema, no se ha tomado ninguna decisión a día de hoy", explica Corinne Denis, su presidenta. Pero que no lo hayan hecho aún no implica que no lo vayan a hacer (la breve nota lo deja muy en el aire) y, sobre todo, sirve para demostrar que los medios se han centrado en un nuevo foco de preocupación.

Para los medios de comunicación, los sistemas de bloqueo de contenidos publicitarios suponen un golpe en el único método de financiación que han encontrado hasta ahora para su presencia en internet. Los consumidores no ven los anuncios y por tanto no hacen clic en ellos, lo que redunda en una bajada de los ingresos de los medios. Y aunque algunos de estos sistemas defienden que su existencia es una manera de luchar contra una publicidad cada vez más intrusiva, los medios de comunicación no acaban de verlo exactamente así.

Según datos de Adobe y PageFair, el número de internautas que bloquea ya los contenidos publicitarios alcanza los 144 millones. Según estimaciones de Le Geste, el impacto que pueden tener (solo en los medios franceses) es de una caída de un 20 a un 40% en visionado de anuncios.

Posicionamiento activo

Pero mientras la asociación de medios de comunicación investiga si pueden llevar o no a estas herramientas ante los tribunales, los medios ya se han tomado la justicia por la mano. Los medios online galos son cada vez más activos en la lucha contra los bloqueadores de anuncios, ya sea de forma activa o bien haciendo presión psicológica sobre sus consumidores.

Así, el popular L'Equipe (uno de los medios de deportes más leídos) no deja ver vídeos a quienes tienen un sistema de bloqueo de anuncios y otros medios llenan los espacios publicitarios para aquellos usuarios que tienen instalado Adblock con mensajes recordándoles la importancia de los anuncios y pidiéndoles que dejen de usar ese tipo de herramientas. Otros medios han aceptado que sus lectores odian los anuncios y han creado opciones que permiten eliminarlos, como sucede con Le Monde y su versión Zen. Los lectores que se han suscrito a este modelo (y pagan al mes) reciben una versión no solo purgada de anuncios sino mucho más fácil de leer.