PuroMarketing

A los consumidores les gusta que los anuncios en vídeo sean cortos

La publicidad en vídeo es uno de los elementos que más está creciendo en el mercado publicitario. La razón de este boom está detrás de las propias cifras de consumo de vídeos. Cada vez los consumidores ven más vídeos online y cada vez los ven, además, en más y más dispositivos. Los vídeos triunfan desde el ordenador, donde eran vistos ya años atrás, pero también en las tabletas, en los smartphones y en todos los dispositivos conectados. A los internautas les encanta ver vídeos, como demuestra el hecho de que los grandes jugadores de internet se hayan lanzado a una carrera por convertirse en la opción preferida de visionado de estos contenidos de los usuarios. Si antes era YouTube el rey incuestionable y casi sin competidores, ahora la batalla es más cruenta y Facebook está intentando hacerse con ese mercado también.

Pero además de su éxito generalizado, los vídeos tienen un gran éxito entre un público concreto y uno igualmente con el que las marcas están obsesionadas. Los millennials (y la Generación Z, los consumidores que vienen justo después de ellos) son unos usuarios especialmente activos en lo que a vídeos online se refiere. Les encanta acceder a estos contenidos y les gusta ver vídeo tras vídeo. De hecho, la importancia de estos contenidos en sus pautas de consumo de contenidos es tal que están cambiando incluso el panorama más tradicional de medios. Les gusta tanto ver vídeos online que ahora ya ven todo de este modo: la tele se ha visto eclipsada por su fuerza.

Las cifras son impresionantes: en general el crecimiento del consumo de vídeos desde los dispositivos móviles ha sido de un 55% en smartphones y de un 48% en tabletas durante el año que está terminando. En el caso de los millennials, los hábitos de consumo de estos contenidos son aún más 'mobile friendly'. Un 95% asegura haber visto al menos un vídeo desde uno de sus dispositivos móviles durante la semana.

Y si a los millennials les gustan los vídeos, estos se han convertido en una pasarela a la que las marcas pueden echar claramente mano para posicionar sus mensajes y llegar así a ellos. Los anuncios en vídeo son, por tanto, una forma favorita para seducir a los millennials en un entorno que les gusta. Pero ¿están los millennials realmente dispuestos a recibir esos mensajes?

Los anuncios se están enfrentando en internet a un panorama complejo, en el que los usuarios no parecen nada dispuestos a consumirlos y en el que se han convertido incluso en proactivos a la hora de bloquearlos. Los consumidores son por tanto muy poco receptivos a la publicidad y las marcas tienen que esforzarse por cumplir con sus expectativas y por ofrecer anuncios que les interesen o que les molesten menos. En el mundo de vídeo, y con los millennials en mente, esto es, como apunta un analista en AdWeek, lo que hay que hacer.

Anuncios de corta duración

O lo que es lo mismo, señalan, hay que pensar en el usuario antes que en cualquier cosa. Eso implica no irse por las ramas y no hacer anuncios que parezcan eternos e infinitos. A los consumidores les gusta que los anuncios en vídeo (como mucho 30 segundos) sean cortos y aseguran que esto es una parte muy importante de la propia experiencia de consumo de estos contenidos.

De hecho, la duración de los anuncios es más importante para los consumidores que el propio contenido de los mismos. El tiempo gana cuando se les pregunta a los internautas, adelantando a que el anuncio sea relevante.

Repite: crossdevice, crossdevice

En los últimos tiempos el prefijo cross se ha incorporado a la conversación en marketing y se ha convertido en el elemento clave de muchos términos que todo el mundo debe conocer y comprender. No es un capricho, no es una moda. Es una realidad derivada de los hábitos de consumo de los internautas. Si los consumidores saltan de un terminal a otro y empiezan en un dispositivo lo que acaban en otro, las marcas tienen que ser capaces de seguirles el ritmo.

Las campañas crossdevice en vídeo consiguen, además y como apuntan en el análisis, mejores resultados a nivel de reconocimiento de marca que las que no lo son. Ver anuncios de una compañía o de un producto en varios dispositivos hace que los consumidores vean de forma más favorable (un 250% más) a la marca que aquellas campañas que solo usan uno de estos canales.