PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

La publicidad nativa se ha convertido en una pieza clave y fundamental de la estrategia publicitaria de las marcas y de las empresas en los últimos años. Está cada vez más presente y aparece cada vez más en las recomendaciones de los analistas y en los estudios de lo que se está haciendo y lo que se debería hacer.

Al fin y al cabo, logra romper con algunos de los puntos más complicados a los que se tienen que enfrentar las empresas en lo que a publicidad se refiere, como el no lograr llamar la atención de los consumidores o el ser directamente bloqueado.

¿Cuánto dinero se va a llevar la publicidad nativa en los próximos años? La estimación que hace la industria es muy positiva: la publicidad nativa va a acumular cada vez una mayor parte de los ingresos publicitarios y va a posicionarse de forma más destacada dentro de la industria.

Los últimos datos sobre el mercado de la publicidad nativa tienen carácter global y vienen de AdYouLike, una firma que - eso sí - es parte de este nicho de mercado y está especializada en publicidad nativa. Según sus estimaciones, el sector de la publicidad nativa en todo el mundo seguirá creciendo de aquí a 2025 a un ritmo rápido, tanto que le permitirá superar los 400.000 millones de dólares de cifra de ingresos cuando llegue a esa fecha.

Según sus previsiones, el mercado crecerá en un 372% entre 2020 y 2025. Gracias a ese ritmo de crecimiento, podrá pasar de los 85.830 millones de dólares que se estima ahora que mueve el mercado a los 402.000 millones que calculan que moverá en 2025.

Por mercados, el estadounidense será el más grande dentro del nicho, moviendo en 2025 él solo 139.500 millones de dólares. Por su parte, el mercado británico liderará la inversión en Europa y será el responsable de 27.420 millones de dólares.

Las sombras de este crecimiento

¿Por qué crecerá tanto el mercado? La compañía cree que la clave estará en una mejor integración del contenido publicitario con el contenido de los medios. La fusión entre unos y otros será mucho más fluida y la diferencia mucho menos aparente. Esto, aunque pueda suponer una inyección de capital, implica también que se abra una larga lista de nuevos problemas.

Por un lado, este tipo de anuncios, que ya están presentes en los medios gracias a los feeds de anuncios, está teniendo ya un impacto muy negativo sobre los medios de comunicación que los emplean. Están haciendo que la imagen de los medios se vea deteriorada y que incluso puedan estar poniendo en peligro su SEO. Por tanto habría que preguntarse si merece la pena para los medios este inminente crecimiento si implica estar cada vez más asociado a formatos que ya hay quien no duda en tachar de publicidad basura.

Por otro lado, este boom de la publicidad nativa, especialmente marcado por una integración mucho más firme con los contenidos del medio, abre otra fuente potencial de problemas. Uno de los puntos problemáticos ahora mismo de la publicidad nativa es el hecho de que no siempre los consumidores tengan muy claro qué es publicidad y qué no lo es.

Un estudio europeo ya apuntaba que los consumidores no separaban muy bien qué era publicidad en los feeds de las redes sociales y que eso preocupaba dentro de la Comisión Europea. No sería extraño por tanto que en el futuro se pusieran en marcha medidas para limitar este tipo de publicidad o que se la mirase de una manera mucho más crítica.

Repensar cómo se hacen las cosas

Eso no implica que la publicidad nativa no pueda crecer y no pueda llegar a más consumidores de forma eficiente. Al fin y al cabo, el formato funciona muy bien, no solo porque logra que los mensajes de las marcas lleguen a los consumidores mejor sino también porque estos consumidores la reciben de mejor grado. Es menos molesta que otros formatos y, cuando está bien hecha, aporta valor añadido.

Las empresas no deben eliminar de la ecuación la publicidad nativa, pero sí deben pensar en cómo pueden hacer bien las cosas.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo