PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La batalla de Google contra los anuncios molestos cuenta ya con varios capítulos. Google no quiere que la publicidad online más molesta lastre la experiencia de uso de la red y, sobre todo, que alinee a los consumidores en contra de la publicidad en general (lo que ha pasado en los últimos años) y lleve a que paguen justos por pecadores.

En cierto modo, se podría concluir que es sus posiciones en este terreno obedecen a una lógica de mercado. No quiere que las malas prácticas de unos cuantos players hunda la experiencia online de la publicidad y que perjudique al elemento crucial de su estrategia de negocio. Al fin y al cabo, Google vive de la publicidad online.

El último elemento que Google va a penalizar es la publicidad que acaba con la batería de los dispositivos móviles. A la larga lista de cosas que ya bloquea Chrome, o que empezará a bloquear en el futuro próximo, se suman ahora los anuncios que consumen un elevado número de recursos.

Como apuntan los medios estadounidenses, el navegador móvil directamente optará por no mostrarlos, para así evitar que los usuarios se queden sin batería o sin capacidad de datos. Chrome lo hará de serie y sin que el consumidor tenga que hacer nada en especial.

Esta decisión llega después de descubrir que una "fracción de un porcentaje de anuncios" se encarga de consumir una "cantidad desproporcionada de los recursos del dispositivo", como ha reconocido ahora el propio equipo de Chrome. Son anuncios que consumen de forma masiva batería, que saturan las redes y "cuestan dinero".

Cuáles son los anuncios afectados

Algunos de los anuncios que lo hacen son los que minan criptomonedas, están "pobremente programados" o no están optimizados para el universo móvil.

Chrome simplemente hará el cambio: en el lugar en el que debería aparecer ese anuncio, aparecerá un mensaje de error (básicamente, una imagen con el popular texto lorem ipsum).

¿Cuál será el umbral que Chrome usará para bloquear la publicidad? En su saco entran todos los anuncios que consuman más de 4MB de datos y los que requieran un uso de 15 segundos de CPU por cada 30 o un total de 60. Según las estadísticas de Google, solo 0,3% de toos los anuncios móviles se posicionan por encima de esos umbrales, pero los que lo hacen ya están ahora consumiendo el 28% de todo el uso de CPU que requieren los anuncios y el 28% de todos los datos móviles que se lleva la publicidad.

El bloqueo empezará en agosto, aunque Google ya había anunciado sus planes de bloquear todos los anuncios que consumían recursos excesivos en el pasado. Unos meses antes había señalado que bloquearía todos los malos anuncios, desde emergentes a anuncios que se quedaban pegados en la pantalla. En unos años, empezará también a bloquear las cookies.

Con estos movimientos, y dado el elevado peso que tiene en el mercado de los navegadores y de los dispositivos móviles (gracias a Android), Google logra influir en cómo se lanzan los anuncios y cómo es la experiencia de navegación móvil.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo