PuroMarketing

Disney, Amazon o Land Rover son algunas de las marcas que se han visto salpicadas por el escándalo

La base del escándalo no es nueva, lo que ha cambiado es el fondo: YouTube lleva ya unos cuantos años, desde que estalló el primer gran escándalo vinculado, protagonizando momentos de críticas por cómo y dónde salen sus vídeos. El primero de los escándalos fue hace unos años, cuando una investigación descubrió que los anuncios de las marcas se estaban sirviendo acompañando a vídeos extremistas. La plataforma ponía publicidad al usuario del vídeo, sin tener en cuenta qué contenido era exactamente ese.

Para las compañías, muy preocupadas por la seguridad de sus marcas, la idea se vio como escandalosa y muy crítica. Se hicieron llamamientos al boicot, se pausaron campañas publicitarias y YouTube anunció medidas para dar más control a las marcas y evitar que sus anuncios se colasen en entornos poco seguros.

Sin embargo, y a pesar de la mayor sensibilidad y del aumento de las medidas de protección, las cosas no se solucionaron por completo. No han tenido tanto impacto, pero desde entonces se han ido sucediendo diferentes nuevas quejas por cómo sirve la publicidad YouTube y qué vídeos se están monetizando gracias a ella.

El último problema: vídeos de crueldad animal

El último es el que ha descubierto que los anuncios de las marcas se están sirviendo acompañando a vídeos de crueldad animal. El estudio ha sido desarrollado por Insider y por la ONG de seguridad animal Lady Freethinker. Sus investigaciones localizaron anuncios de marcas de todo tipo que aparecían en vídeos que, según los criterios de Lady Freethinker, atentaban contra el bienestar de los animales (en uno de esos vídeos, de hecho, se mostraba la muerte de un animal).

Entre las marcas que han aparecido en esos anuncios están Disney+, Facebook, Land Rover, Amazon Prime Video o Dyson, entre otras. De los anunciantes afectados, solo dos han dado sus opiniones a Insider. Una compañía de seguros les ha dicho que ha pausado la campaña hasta que YouTube aclarase las cosas y Facebook que está investigando la situación.

Desde YouTube han insistido en que su política de contenidos prohíbe aquellos vídeos en los que se muestran daños innecesarios o se causa malestar de forma deliberada a los animales. Canales y contenidos afectados y desvelados por la investigación han sido cerrados o desmonetizados.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que el problema no se ha terminado. Tras desaparecer estos, el estudio localizó otros vídeos semejantes que también tenían anuncios de marcas. La esencia del contenido era la misma y los problemas similares.

Al final, la investigación demuestra, una vez, los peligros y los riesgos de la publicidad programática. Para las marcas, es cada vez más importante controlar dónde se sirve su publicidad y con qué se están viendo asociados a través de ello. Reducir los riesgos y el potencial impacto negativo sobre su imagen de marca de un anuncio mal servido es fundamental.

Sin embargo, la publicidad programática no ha logrado todavía conseguirlo. YouTube está probando lo que se conoce como un Hypersensitive Mode, que permitirá segmentar aplicando muchas más restricciones de contenido.