PuroMarketing

Apple ha aumentado la cantidad de anuncios que vende, pero los anunciantes no están muy seguros de que valga la pena
La aventura publicitaria de Apple no está convenciendo a los anunciantes: todo es demasiado caro

De las grandes tecnológicas, Apple se había quedado como la que no estaba haciendo todavía caja con la publicidad online. La esencia del modelo de negocio de Google o de Facebook han estado siempre basados en los ingresos generados por los anuncios. El de Amazon no lo estaba en un primer momento, pero la publicidad es una fuente de ingresos cada vez mayor para la compañía. Los últimos movimientos de Apple, sin embargo, están posicionándola para intentar captar un mayor número de ingresos vía publicidad.

Apple ha abierto más espacios a la publicidad en su App Store. De momento, todavía todo es muy limitado y parece más tentativo que un auténtico golpe de baraja para hacerse con los ingresos publicitarios. Aun así, hay que tener en cuenta que por algo hay que empezar y que el potencial no está tanto en lo que pueda pasar ahora mismo como en lo que pueda suponer a tiempo vista.

La primera reacción de los anunciantes no está siendo muy buena. Si Apple quiere conquistar el mercado de la publicidad online y ponerse a competir con el duopolio Facebook-Google y con el poder creciente de Amazon, tendrá que ajustar qué hace y, sobre todo, qué supone esto para los anunciantes. Según señalan fuentes de la propia industria a Insider, el nuevo formato publicitario es caro y los resultados que se logran son decepcionantes.

Apple juega con una ventaja. Justo antes del lanzamiento de su nuevo formato publicitario, había lanzado la actualización de su sistema operativo. Esta actualización limita el acceso a la información de los usuarios de las apps móviles. Para poder hacer seguimiento de sus datos, los usuarios tienen que dar su aprobación expresa, algo que no está sucediendo. Con ello, Apple ha bloqueado el acceso a la esencia de lo que hace que la publicidad online funcione a muchos players.

En ese contexto, su oferta publicitaria es una especie de potencial jaque mate. La publicidad online sigue siendo muy importante y los anunciantes siguen queriendo llegar a esos consumidores. Apple está dando cómo hacerlo. A su formato tradicional de anuncio - vinculado a las búsquedas en la App Store y que se paga por clic - el nuevo formato se cotiza a CPM y aparece como una sugerencia de contenido.

Un CPM muy caro

Los datos a los que ha tenido acceso Insider apuntan a que de media se han pagado ya 31,10 dólares por el CPM, aunque en las categorías más cotizadas se disparó a 49,90. Esto hace que el coste de instalación (los anuncios sirven para promocionar apps) se hayan disparado. Por lo menos, las cuentas de un marketero señalan que son un 30% más elevados que los anuncios de búsqueda que ya había.

Los resultados que se logran no merecen la pena por esos costes y los anuncios, como explican desde la propia industria al medio estadounidense, tampoco salen rentables en términos de branding, ya que son demasiado pequeños y por tanto no tan visualmente relevantes.

¿Son por tanto una apuesta ruinosa los anuncios de Apple? El nuevo formato publicitario solo lleva unas semanas en el mercado, así que podría estar todavía pasando por los primeros ajustes. Lo que queda claro es que, si Apple quiere realmente posicionarse como un peso fuerte en el mercado publicitario online, tendrá que escuchar lo que los anunciantes tienen que decir.