PuroMarketing

La compañía limita los datos que pueden recolectar terceros para servir publicidad
La gran beneficiada de los cambios de privacidad del iPhone ha sido Apple: sus ingresos por publicidad se triplican

Cuando hace no mucho Apple activó sus nuevas funcionalidades de privacidad en iOS, parecía evidente que las grandes compañías del universo publicitario iban a ser quienes saliesen perjudicadas por el movimiento. Apple estaba dando a los consumidores un mayor control sobre la privacidad de sus datos, algo que encajaba con cómo se había posicionado el mercado en los últimos años y con las preocupaciones crecientes de los consumidores.

Al hacerlo, bloqueaba lo que los gigantes de la publicidad podían hacer. Sus daños colaterales han sido de todo tipo. Desde las campañas de email marketing a Facebook, que fue de los críticos más claros al movimiento de Apple. Los precios en publicidad en Android se dispararon por efecto llamada.

Pero ¿qué impacto iba a tener todo esto en el propio negocio publicitario de Apple? Al fin y al cabo, todos los grandes tecnológicos están intentando posicionarse en el mercado de la publicidad y monetizar sus audiencias y su tirón.

Apple no es una excepción, aunque hasta ahora era un player bastante pequeño. Después de anunciar sus movimientos pro-privacidad, Apple aumentó - con menos fanfarria, eso sí - el peso publicitario en sus servicios. Apple se había lanzado a la conquista del mercado de la publicidad, en un contexto que además le resultaba especialmente favorecedor.

Triplican datos

Y los resultados ya se notan: "Es como si Apple Search Ads haya pasado de jugar en las ligas menores a jugar en las series mundiales en medio año", explica Alex Bauer, responsable de marketing de producto en Branch, al Financial Times.

El medio económico ha echado las cuentas de cómo ha cambiado la suerte publicitaria de Apple y sus cifras son impresionantes. En los seis meses desde que lanzó sus cambios de privacidad en iPhone, el negocio publicitario de Apple - Search Ads - se ha triplicado. Los anuncios se limitan a espacios publicitarios en la App Store. Hace un año, el peso de los anuncios de Apple en las descargas finales de apps era del 17%. Ahora, es ya del 58%.

El movimiento de Appple ha "alterado de forma significativa el paisaje", como explican al medio económico investigadores de Evercore ISI. Fuentes de la industria que se mantienen en el anonimato apunta al FT que la situación es un tanto compleja: Apple se ha dado "pase libre" y las normas que aplican a las otras redes publicitarias, acusa, no funcionan para ellos. El límite es para los otros, pero no para sus anuncios.

Las cuentas de ingresos

Apple cerrará este año fiscal con unos ingresos de unos 5.000 millones de dólares en publicidad. En tres años, estarán en los 20.000.

No son cifras abrumadoras si se comparan con los datos de Google o de Facebook, pero sí lo suficientemente interesantes como para poner a Apple en una situación emergente en el mercado publicitario. Amazon está en los 7.900 millones de dólares por ingresos en la división en la que integra las cuentas de la publicidad, pero antes estuvo en cifras similares a las que se apuntan para Apple.

Además, en un mercado en el que las batallas son cada vez más encarnizadas, Apple se habría asegurado una situación de poder.