PuroMarketing

Las quejas por falsificaciones en AdWords recibidas mediante el formulario correspondiente serán respondidas en 24 horas

La compañía trabajará sobre los informes antifalsificaciones de AdSense para evitar que se publiquen anuncios de Google en páginas que vendan productos falsificados o que estén enlazadas con sitios que los venden

A través a Internet, las empresas han tenido la oportunidad de desarrollar negocios de manera más sencilla y de llegar a un público objetivo muy amplio. Lamentablemente, algunas personas no hacen un correcto uso de los servicios online e intentan comercializar productos falsificados. Este problema que no se circunscribe únicamente al mundo online pero, a medida que aumentan las dimensiones de la Red, los intentos de vender falsificaciones por esta vía, también crecen.

Con más de un millón de anunciantes que usan AdWords en más de 190 países, es necesario trabajar para identificar a aquellos que infringen las políticas contra la publicidad de objetos falsificados, de los anunciantes legítimos. Sólo en la segunda mitad de 2010, Google ha cerrado aproximadamente 50.000 cuentas de AdWords por haber intentado anunciar productos falsificados. Sin embargo, no hay un único método infalible para erradicar este problema.

Google anuncia hoy tres mejoras efectuadas en el sistema, destinadas a fomentar aún más la colaboración con los propietarios de marca para hacer frente a esta situación y evitar que los falsificadores abusen de estos servicios:

• La compañía responderá a aquellas quejas por falsificaciones en AdWords recibidas mediante el formulario correspondiente en un plazo de 24 horas. En 2009, presentamos un nuevo formulario de reclamación para que los propietarios de marca pudieran notificar rápidamente y con facilidad los usos inadecuados de sus servicios. En el caso de los propietarios de marca que utilicen correctamente el formulario, se reducirá el tiempo promedio de respuesta a 24 horas o menos.

• Google mejorara sus informes antifalsificaciones de AdSense. Siempre ha prohibido que sus socios de AdSense publiquen anuncios de Google en sitios que se dedican a la venta de productos falsificados o que enlazan con sitios que los venden. La compañía colaborará más estrechamente con los propietarios de marcas para identificar a los infractores y, cuando resulte apropiado, expulsará de AdSense a aquellos que hagan un mal uso de la herramienta publicitaria.

• Google ha presentado una nueva página del centro de asistencia para informar de las falsificaciones. Con ello facilita que los usuarios y propietarios de marca puedan encontrar formularios para informar sobre los usos inadecuados del sistema.

Con estos pasos se pretende facilitar la cooperación con los propietarios de marcas, lo cual es absolutamente esencial para atajar la venta de productos falsificados online. Además, Google no se limita únicamente a responder a las solicitudes que recibe, sino que utiliza su feedback para continuar a perfeccionando un conjunto de sofisticadas herramientas que trabajan de manera automática y que analizan miles de señales en cada una de las etapas del proceso publicitario, ayudando a evitar que se publiquen anuncios inadecuados.

Por otro lado, Google dedica importantes recursos de ingeniería e informática a evitar las infracciones de las políticas de anuncios, entre las que se incluyen las falsificaciones. Solo en el año pasado, invirtió más de 60 millones de dólares y, en los últimos seis meses de 2010, más de un 95% de las cuentas eliminadas por motivos de falsificación, lo fueron gracias a sus esfuerzos de detección. No hay ningún sistema perfecto, pero los comentarios de los propietarios de marca ayudan a mejorar el de Google con el paso del tiempo: a medida que el sistema obtiene más datos sobre los anuncios que han sido clasificados erróneamente en el pasado, mejora su eficacia para contrarrestar los nuevos métodos que usan los falsificadores para encubrir su comportamiento.

Sin embargo, y a pesar de mejorar progresivamente el sistema, la falsificación no deja de ser un reto complejo y Google sigue invirtiendo en medidas para combatirla. Al fin y al cabo, es menos probable que un usuario de Google que haya sido engañado por uno de estos falsificadores, vuelva a hacer clic en un anuncio de Google en otra ocasión. Los anuncios de productos falsificados no son solo perjudiciales para el propietario de la marca sino también para el consumidor y, por supuesto, para Google.