Desde 1978 me dedico a las comunicaciones estratégicas: marketing, branding, publicidad, atención...
PuroMarketing

Todo lo que publicas en tu perfil y en tu timeline de tus cuentas de redes sociales es la base sobre la cual construyes tu marca personal y tu reputación profesional.

En otras palabras, tu actividad en las redes sociales crea la plataforma sobre la cual la gente se forma una percepción de tu personalidad, lo cual es especialmente tomado en cuenta cuando busques empleo. Tu reputación pública no es algo que decretas, sino que construyes en el tiempo, cuya velocidad depende del grado de coherencia entre lo que dices y haces, así como el grado de constancia en las actividades a las que te dedicas.

En este sentido, el área del perfil de tu red social debería incluir los aspectos básicos de tu identidad como marca:

  • Qué profesión tienes o, mejor aún, a qué te dedicas en este momento, o en qué te especializas;
  • Cuáles son tus temas o áreas de interés personal y/o profesional más importantes; y
  • Qué te distingue como persona o qué actividad te apasiona.

Recuerda, lo que publicas en tu perfil es, desde el punto de vista de tu reputación, una promesa pública. Lo que hagas en la práctica será utilizado para evaluar tu grado de coherencia entre lo que dices que eres y lo que realmente haces.

Ten presente que tu marca personal está compuesta por tres pilares:

  1. Tu identidad: lo que te caracteriza como persona y profesional.
  2. Lo que comunicas permanentemente sobre tus áreas de interés.
  3. Lo que haces en la práctica: tus conductas cotidianas.

En consecuencia, la gente con la que interactuas tendrá una percepción de tu coherencia, y esa percepción es la base de la reputación que tendrás con esas personas. Adicionalmente, la marca personal se construye con lo que hacemos dentro y fuera de Internet. Ambos ámbitos se afectan mutuamente.

Mucha gente pierde oportunidades de trabajo por el tipo de fotos o comentarios que publica en sus redes sociales, porque los empleadores cada día utilizan más estos medios como una fuente de información sobre las personas, tan importante o más como el resumen curricular.

Tu grado de coherencia y consistencia es la esencia de tu reputación online. Lo que publicas en tus redes sociales puede decir mucho sobre tu personalidad y tus valores. Por ejemplo:

  • ¿En qué términos te refieres a tu trabajo o a tus estudios? ¿Son un fastidio y siempre sientes ansiedad para que llegue el viernes?
  • ¿Es respetuosa la manera de referirte a personas que piensan diferente a ti o simplemente no te importa crucificarlas con el lenguaje?
  • ¿Cuáles son tus áreas de interés o los temas en los que más se nota tu pasión personal o profesional?

Todas tus publicaciones en las redes sociales, de manera directa o indirecta, reflejan tus verdaderos valores como persona y estos definen tu identidad digital.

La reputación profesional que cosecharás con potenciales empleadores y clientes siempre estará dada por el grado de coherencia y consistencia entre lo que publicas en las redes sociales y lo que haces fuera de Internet.

Desde 1978 me dedico a las comunicaciones estratégicas: marketing, branding, publicidad, atención...