PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

En estos días, para competir en la economía mundial, debemos tener una marca personal en Internet y una vez creada, mantenerla  a lo largo del tiempo antes que otra persona lo haga por nosotros. En el nuevo mundo, la visibilidad que tengamos nos ofrece nuevas oportunidades además de una gran reputación basada en la confianza.

Los CV`s cada día se emplean menos y los medios sociales son utilizados para buscar empleo, como así para contratar personal. Si pretendemos crear una empresa, debemos tener presencia en línea y generar una buena reputación, lo que nos dará en medio plazo resultados muy eficaces.

En el año 2010, Microsoft publicó una encuesta en la que se mostró que un 80% de los profesionales de recursos humanos utilizan la información que tenemos en línea como parte del proceso de selección. De ahí que debamos cuidar nuestra imagen en todas las redes sociales, principalmente Facebook pues es allí donde nos mostramos de un modo no tan “profesional”.

El 70% de los encuestados declaró haber rechazado un candidato por la información que se encontró en línea y un 57%, según la investigación Pew, realiza las búsquedas en Google con nuestro nombre. ¿Estamos ante una economía de reputación?

Teniendo en cuenta todas las estadísticas que llegan a nuestras manos a diario, podemos asegurar que sí, que las marcas, y nuestra propia marca personal, se define por lo que ofrecemos en línea. Si tenemos interacciones positivas, tendremos nuevas oportunidades. En caso contrario, las puertas comenzarán a cerrarse.

La pregunta que todos nos hacemos es ¿cómo creo mi reputación en Internet? Esto es crear tu propia marca personal y gestionarla como si fuera lo más sagrado que tenemos. Una buena campaña de marketing personal es lo que hace falta. He aquí una serie de consejos que nos serán de ayuda:

Seamos conocidos por una sola cosa. Hoy en día el ser multi-tarea es casi una norma, pero ello nos quita muchas posibilidades. Debemos seleccionar un nicho determinado y explotarlo hasta convertirnos en expertos del tema. De este modo, las personas nos asociarán más fácilmente cuando nos necesiten.

Construye el producto antes de comercializarlo. Antes de querer vendernos, debemos haber creado nuestros perfiles en redes sociales (o actualizarlos si es el caso), tener un blog y presentarnos en la vida pública como puede ser un evento. Generar conversación y hacernos conocidos en el medio online nos abrirá más puertas pensando en nuestro futuro.

Mostrar todos los resultados que hemos obtenido, principalmente los difíciles. Esto permitirá ver, a quien pretenda trabajar con nosotros, lo que somos capaces de hacer. Muchas veces nos vemos obligados por las circunstancias a trabajar gratis. Si este es el caso, también debemos colocar los resultados en línea para que todos puedan verlos y juzgarnos de forma positiva. La clave está en mostrar todo nuestro potencial.

Contribuir activamente con tu mercado. Esto es, no dejar de actualizar nuestros estados en redes sociales y en nuestros blogs si es posible. No olvidemos que la comunicación hoy en día es muy rápida y si desaparecemos por un determinado tiempo, los restantes usuarios nos olvidaran. No, no somos indispensables.

Otro punto de gran importancia es cómo medir nuestra reputación en línea y para ello el saber cuántos fans tenemos, seguidores, amigos y cómo influyen e influimos son vitales para nuestra reputación. ¿Cómo medirlo?

Busca tu nombre en Internet. No sólo en Google sino en sitios como SocialMention.com, TweetBeep.com o BackType.com nos ayudarán a descubrir qué se dice de nosotros.

La recomendación. Es algo que solemos ver en LinkedIn y el poder del “boca a boca” es idéntico en las redes sociales. Cuantas más personas nos recomienden, mejor y mayor reputación tendremos.

Debemos estar atentos a los movimientos que el Social Media trae en nuestras vidas y adaptarnos al sistema lo más rápidamente posible, para poder obtener muchos beneficios en corto plazo, pero para ello debemos tener una muy buena reputación en Internet.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo