Patrocinado
Artículo Por Redacción Marketing Gastronómico Dic 5, 2022

La experiencia del cliente ante la innovación y digitalización de la comida rápida

Nuevas tecnologías con un claro objetivo. Facilitar el proceso de compra del consumidor

La relación restaurante-cliente ha cambiado mucho en los últimos años. El “boca a boca” se han transformado en reseñas; de escribir la comanda en una libreta a hacerlo a través de dispositivos electrónicos o incluso quioscos digitales y de que el camarero nos recomiende el plato de la casa a que una herramienta identifique nuestras preferencias de forma inmediata. Una metamorfosis que tiene un común denominador: la digitalización del sector.

Algunos de los restaurantes y cadenas con mayor reconocimiento a nivel mundial han implementado distintas tecnologías para optimizar sus operaciones y ofrecer a los clientes una mejor experiencia.

MCDONALD’S: la experiencia del futuro

Hace más de un año el gigante de la comida rápida nos sorprendía sacando del restaurante sus carteles publicitarios y disponiéndolos en las diferentes calles de Madrid. Con solo la palabra “McDonald’s”, los clientes podían solicitar la comida en dichos “Mupis” de una manera rápida y sencilla y recibirla en su domicilio o en un punto concreto. El objetivo, facilitar el proceso de compra del consumidor, la empresa está invirtiendo en tecnologías como parte de la estrategia de marca de “la experiencia del futuro”.

Quioscos de autoservicio

Tener tu pedido realizado y pagado en solo unos clics, sin la necesidad de hacer colas o de esperar a que te atiendan. Esa es la principal ventaja de estas herramientas digitales para los consumidores ¿Para las empresas? Los beneficios incrementan y no solo a nivel económico.

Los quioscos de autoservicio ofrecen una atención al cliente más rápida, reduciendo el número de personas en la fila. Además, proporcionan información muy útil en tiempo real sobre las preferencias de estos, ayudando a identificar las áreas de mejora.

Por último, hacer el pedido de manera fácil y conveniente, fomenta el up-selling entre los clientes, lo que supone un aumento considerable de las ventas.

Pantallas de menú digital

McDonalds’s también ha implementado la tecnología de aprendizaje automático de Dynamic Yield a través de pantallas de menú digital en diferentes locales de Estados Unidos.

Esta tecnología permite modificar las ofertas de la empresa en función de diferentes agentes, como la hora, el tiempo meteorológico, las tendencias entre los consumidores, etc. Como respuesta a todos los datos recopilados, la herramienta se volverá cada vez más inteligente e intuitiva.

TACO BELL: Primer restaurante 100% digital

La cadena de comida Tex-Mex ha hecho historia ¿Su hito? La apertura del primer restaurante digital en Times Square (Nueva York), el cual cuenta con quioscos automatizados para recibir los pedidos de comida.

La configuración de este local permite un “take away” de pedidos fácil a través de una pared de cubículos de recogida. Antes de ello, los clientes tienen que realizar la compra a través de la aplicación “Taco Bell” o uno de los 10 quioscos de autoservicio que hay en el local. Con tan solo ingresar el número de pedido en las pantallas táctiles, podrás recoger tu taco con éxito.

WETHERSPOONS: de la aplicación a la mesa

 ¿Alguna vez has imaginado hacer tu pedido sin levantarte de la mesa del restaurante? La cadena de pubs británica lo ha hecho posible. A través de su propia aplicación móvil, los clientes pueden pedir hacer su pedido de forma directa, sin intermediarios.

Esta aplicación no solo ha supuesto grandes beneficios para los clientes sino también para la compañía. De hecho, gracias al autoservicio ahorran en costes laborales ya que precisaban de menor personal y pueden aprender sobre sus consumidores con los datos recopilados por la app.

La digitalización en el sector HORECA (acrónimo de Hoteles, Restaurantes y Cafés) ya es una realidad más que tangible. Quioscos de autoservicio, pantallas digitales, restaurantes 100% tecnológicos y otras herramientas o plataformas están transformando la restauración. Una metamorfosis en la que las cadenas de “fast food van en cabeza, pero esta vez, lo de ser rápidas no tiene la misma connotación.