PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Hace poco leí un estudio de la Stony Brook University, sobre un algoritmo desarrollado para predecir el éxito de una novela a partir del estilo de la escritura. Con esa manía de hacer arbolitos que lo conecten todo, me di cuenta de dos cosas: en primer lugar, que Google cada vez tiene herramientas (algoritmos) más potentes para evaluar la calidad, entendida como adecuación, de los textos online. Y en segundo, que algunas de las conclusiones del estudio se pueden extrapolar a la generación de contenidos.

Hay que tener en cuenta, como indica el propio estudio, que hay muchos factores que influyen en el éxito o el fracaso de una novela: la calidad intrínseca del contenido, la novedad, el estilo de la escritura, y que tenga una historia que genere engagement. ¿Os suena?

Las conclusiones apuntan algunas cosas que ya sabíamos, y otras sorprendentes. He intentado separar las que se pueden aplicar a la redacción online, con reflexiones y extrapolaciones de cosecha propia:

  • Los verbos que describen procesos mentales, comoreconocer o recordar, funcionan mejor que los que son más explícitos al describir emociones y acciones, comoquerer, prometer, llorar, coger? También funcionan bien los que introducen frases e información, comodecir. Podemos deducir que los usuarios prefieren que les sugiramos las emociones, en primer lugar, que no que las mencionemos directamente; o que seamos claros y directos si queremos decir algo.
  • Los textos con más palabras con carga emocionaltienen menos éxito. Si la experiencia nos dice que las emociones son lo que más vende, y a día de hoy no he encontrado datos que lo rebatan, ¿cómo lo tenemos que interpretar? Pues, otra vez, que nuestros usuarios probablemente prefieran las emociones sugeridas: que les hagamos sentir algo con lo que escribimos, no que les digamos cómo se tienen que sentir.
  • Un dato más técnico: funcionan mejor los textos con preposiciones, nombres, pronombres, determinantes y adjetivos, que no los que tienen más verbos, adverbios y extranjerismos. ¿Esto se contradice con la frecuente recomendación de evitar nombres y utilizar más verbos? Para nada. Lo que recomiendo siempre es utilizar verbos en vez de nombres cuando lo que toca es un verbo. Pero si lo que toca es un nombre, no lo dudemos: los nombres tienen contenido, carga semántica, y nos van muy bien para explicar conceptos y ayudar a nuestro usuario a entender lo que queremos decir.
  • Otra conclusión interesante: las novelas con más éxito suelen tener un estilo más cercano al periodístico, no a la escritura creativa. Como suelo decir, esto no significa que escribamos artículos de blog como si fuesen notas de prensa (¡ni hablar!), pero sí tener en mente que los usuarios quieren información clara, no ostentaciones creativas.
  • Sobre la legibilidad: aquí el resultado es interesante. Los libros literarios con más éxito son los menos legibles.[1] En cambio, los documentos más exitosos en sectores especializados (académicos, marketing papers?) sí que son los más legibles. ¿Qué quiere decir legible? Estructuras sintácticas sencillas, orden de la frase habitual (el tan remarcado sujeto-verbo-predicado), frases cortas? Podemos deducir pues que las personas responden mejor si somos capaces de adecuar el estilo al tipo de información y al canal (email, artículo de blog, etc.).

Como reflexión final: el estudio intenta distinguir las obras buenas de las excelentes, no las buenas de las malas. Pero ya nos va bien, ¿no? We're aiming for the best!

[1] Los autores del estudio indican que probablemente se debe a que los libros literarios requieren más complejidad sintáctica para explicar algunos conceptos, por lo tanto los lectores "toleran" mejor la baja legibilidad en este tipo de obras, aunque no la prefieran.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo