PuroMarketing

Uno de los elementos que estaba presente en todas las predicciones de lo que había que hacer en 2015 y que sigue estando presente en todas las que intentan adelantar lo que marcará 2016 es el vídeo. El vídeo es un habitual en la lista de tendencias, porque las previsiones de crecimiento de consumo del mismo siguen siendo muy elevadas. Las marcas tienen por tanto un amplio margen de maniobra para encontrar una posición que les ayude a llegar a los consumidores y pueden, todavía, aprovechar mucho el vídeo.

De hecho, las expectativas son las de que el vídeo crecerá de forma notable durante 2016 y el vídeo se convertirá en un elemento clave que todo responsable de marketing tendrá que comprender y emplear. "En 2016, los marketeros necesitarán añadir el marketing en vídeo a su lista de skills si quieren ser competitivos para sus futuros empleadores y clientes", explica a BizReport Brad Jefferson, CEO y cofundador de Animoto. Un responsable de marketing que no sepa moverse en el universo del vídeo no tendrá mucho que hacer en el mercado durante el año que viene.

Los vídeos serán además un poco más complejos durante el próximo año y los responsables de marketing tendrán que ser capaces de moverse en un mundo en el que se les exigirá ser capaces no solo de estar detrás del esfuerzo en crear y lanzar vídeos sino también el moverse en un entorno tecnológicamente más complejo.

Además, las previsiones de Animoto señalan que nuevos jugadores entrarán en la batalla del vídeo, haciendo que la oferta de contenidos sea mucho más amplia. Por un lado, las pymes se lanzarán a producir sus propios vídeos. Las compañías de pequeño tamaño no renunciarán a esta oportunidad y producirán sus propios vídeos, siguiendo la estela de las grandes firmas. Por otro lado, el 2016 se registrará, adelantan, un pico en la producción de los vídeos DIY. Es decir, los consumidores no se quedarán simplemente a la espera de que las marcas y los proveedores de contenidos lancen vídeos. Ellos también serán productores de contenidos.

Los nuevos jugadores no son los únicos elementos que harán más complejo el nicho del vídeo. Las plataformas se moverán en un entorno mucho más competitivo que hará que las marcas tengan que jugar con muchas más cartas en la baraja. A finales de 2016, prevén que se producirán unos 20.000 millones de visionados diarios de vídeos en Facebook, que se convertirá en un poderoso (aún más) jugador en este terreno.

La publicidad en vídeo, un terreno también más complejo

Y si el mercado del vídeo se complica para los contenidos también lo hará para la muy emergente y cada día más poderosa publicidad en vídeo. Las marcas tendrán que jugar en 2016 no con nuevas reglas sino más bien con una versión más compleja de las que tienen.

Como explica el CEO de Boost Media, Tim Krozek, el mercado del vídeo ha recibido un empujón durante 2015 que afectará a lo que las marcas pueden hacer en ese terreno. Por un lado, el mercado hará que las marcas tengan que lanzar más anuncios. Será algo natural. A medida que el mercado del vídeo se acelera y crece va propiciando la necesidad de crear contenidos publicitarios asociados. Habrá más oportunidades para posicionar anuncios y las marcas tendrán que aprovecharlas. Esto creará también una elevada presión sobre las marcas, que se verán arrastradas lo quieran o no a crear anuncios en vídeo.

El segundo punto estará en la variedad. Los consumidores estarán más tiempo en más escenarios online y crearán nuevas oportunidades para las marcas, que podrán jugar con la variedad y con las nuevas condiciones para crear nuevos formatos publicitarios.