PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El consumo de vídeo digital no ha dejado de aumentar en los últimos años, y cada vez los consumidores dedican más horas a ver vídeos desde el ordenador, la tableta o, especialmente, el móvil, abandonando otras actividades de ocio como esa de sentarse delante del televisor para ver lo que sea que estén echando. Consecuentemente, es de esperar que la monetización de este formato también siga aumentando.

Y según datos de Cowen and Company, lo hace a muy buen ritmo: tanto la inversión en publicidad como el número de suscripciones a las plataformas de vídeos online están creciendo de forma muy rápida, ratificando la buena salud del vídeo digital.

Así, durante este primer trimestre de 2016 ya han aumentado considerablemente las expectativas de gasto en anuncios para vídeos online durante este año, y es una tendencia que no hará más que exacerbarse de cara al futuro. Si en 2016 se espera llegar a los 9.900 millones de dólares de gasto en publicidad de vídeo digital (solo en Estados Unidos), la cifra asciende hasta los 28.080 millones para 2020.

Además, aunque la inversión en anuncios móviles será superior a la de anuncios para desktop, el ratio de crecimiento de esta última se mantendrá también en dos dígitos, mientras que el resto de las categorías para ordenador caen a cifras de crecimiento ridículas o incluso de decrecimiento.

Esas cifras convierten el vídeo en el canal digital de crecimiento más rápido durante estos años, tanto a través de móvil como de ordenador. El crecimiento de la inversión en publicidad para vídeos superará incluso a la de redes sociales, pues se estima que su crecimiento empezará a ralentizarse en los próximos años, aunque las cifras siguen siendo muy buenas: si este año se van a invertir 12.760 millones de dólares en publicidad social, para 2020 serán 31.740 millones.

Por otro lado, el vídeo supone este año el 19,7% de la inversión publicitaria, dos puntos más que el pasado año, mientras que las redes sociales acaparan el 22,3%. Por el momento, eso sí, son los anuncios de display y de búsquedas los que consiguen mayor parte del presupuesto (27,4% y 25,4% respectivamente), pero ambas han decrecido en importancia respecto al pasado año -debido, precisamente, al crecimiento de canales como el vídeo o los social media.

La tolerancia de los espectadores a los anuncios es cada vez peor

Cada vez se invierte más en publicidad para los vídeos digitales, pero esto se traduce también en un mayor número de anuncios, algo a lo que cada vez existe una menor tolerancia y mayor rechazo por parte de los usuarios. Según un estudio de Limelight, el 61,8% de los consumidores abandona un vídeo si hay demasiados anuncios en él. Esta es una de las principales razones para dejar un vídeo a medias (junto a la mala calidad de los mismos), y hay un 26,7% que abandona cualquier vídeo que comience con un anuncio que no se puede saltar (y otro 16,4% que lo abandona simplemente si empieza con un anuncio).

Cada vez más usuarios, por lo tanto, quieren bloquear esos anuncios: según una nueva encuesta de Nielsen el 65% de los usuarios de plataformas de vídeo querría bloquear anuncios y el 62% dicen encontrarlos molestos y distractores. Aunque Netflix, una de las plataformas más populares, no tiene anuncios, hay muchas otras que sí y cuya experiencia está siendo interrumpida por los vídeos. Como en el resto de los canales, la avaricia puede romper el saco.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo